Trece consejos que no deberías pasar por alto en El Padrino

​El Padrino es, para muchos, una de las mejores películas de la historia del cine. La cinta, gracias una dirección magistral a cargo de Francis Ford Coppola y de una actuación estelar de Marlon Brando en el papel de Don Vito Corleone y de Al Pacino, quien interpreta a su hijo Michael Corleone, se ha convertido en todo un símbolo de la cultura popular de los años 70 que ha llegado en plena forma hasta nuestros días.

Si hay un​a frase que resume el espíritu de toda esta saga es "No es nada personal, solo negocios". Y es que El Padrino, además de mostrar al mundo toda la realidad de las mafias de la época, es toda una lección de estrategia y gestión empresarial. De cada frase, podemos extraer un consejo que bien se puede aplicar tanto a la hora de invertir como a la hora de dirigir nuestro negocio. ¿Qué actitud hay que mantener frente a la competencia? ¿Cómo debemos afrontar una negociación? ¿Qué lugar ocupa la familia en los negocios? Para responder a todas estas preguntas, vamos a viajar al 110 Longfellow Avenue de Staten Island, lugar de la casa de Don Vito Corleone utilizando trece de sus frases más famosas que convendría tener en cuenta.

Mantén la boca cerrada y los ojos bien abiertos

En el arranque de la película, Michael Corleone no es ni siquiera un aprendiz del negocio familiar, porque su padre ha querido mantenerlo al margen. Sin embargo, cuando las circunstancias le obligan a tomar partido, se dedica a observar y escuchar lo que hacen los demás; y no solo a su padre, sino también a los consigliere e incluso a los soldados como Clemenza.

En los negocios, así como en la inversión, es importante aprender de todas las personas, incluso de aquellas de las que pensamos que no tienen nada que aportar. De cada una de ellas se puede sacar una enseñanza y los conocimientos adecuados para pasar a la acción, de modo que tú también puedas ser útil para otras personas.

No muestres tus debilidades en público

Cuando Michael va adquiriendo cada vez más importancia en el negocio y asiste a reuniones familiares, expone ideas que ponen en evidencia las debilidades de los Corleone, algo que su padre le recriminará más adelante. Al mostrar aquellos puntos débiles del negocio familiar, la competencia tendrá más fácil lanzar campañas agresivas contra ellos para imponerse en el mercado.

Las decisiones, cuanto más firmes, mejor

Cuando Michael Corleone toma una decisión que considera adecuada para lograr un objetivo, lo hace por encima de cualquier consecuencia. Y es que la toma de decisiones empresariales y de inversión ha de realizarse con la mayor firmeza posible. Si estas decisiones no son sólidas y, por tanto, existen posibilidades de que el castillo de naipes se venga abajo, hay muchas probabilidades de que ocurra lo peor para nosotros.

La delegación, un aspecto clave de la gestión empresarial

A medida que Vito Corleone y su hijo van ganando relevancia y responsabilidad dentro del negocio familiar, se centran en labores puramente de gestión y delegan el resto de tareas en otras personas en las que confían. Asumir todas las tareas de una organización es imposible y, por esta razón, es importante saber rodearse de las personas adecuadas en todos los niveles del escalafón para delegar cuantas acciones sean necesarias con tal de centrar nuestro esfuerzo en las tareas verdaderamente importantes.

Establecer los objetivos...

Si hay algo con lo que Don Vito Corleone está realmente obsesionado, es con el bienestar de su familia. Las propuestas que se alejan de este objetivo o que pudiesen ponerlo en peligro son rechazadas directamente, por muy tentadoras que pudiesen parecer a priori. Ni que decir tiene que, a la hora de invertir, nuestro principal objetivo es la obtención de la mayor rentabilidad posible, y en ello debemos centrar nuestros esfuerzos y nuestros capitales.

... y la estrategia para conseguirlos

Cuando Michael Corleone toma el puesto de su padre, hereda también sus objetivos. Para lograrlos, utiliza estrategias diferentes que, en muchos casos, conducen a resultados diferentes, pese a que el fin que se persiga sea el mismo. Existen múltiples estrategias para lograr el mismo objetivo, pero solo una proporcionará un resultado eficiente, utilizando para ello el menor número de recursos posible.

Controla tus emociones

Es el principal leitmotiv de la saga, resumido en una frase que ha pasado a la historia del séptimo arte: "no es nada personal, solo negocios". En mu​chas ocasiones, las decisiones empresariales tienen efectos colaterales que afectan a terceras personas. Incluso en el momento de vengar el intento de asesinato de su padre, Michael atiende a criterios puramente profesionales. A lo largo de todas las películas, Michael seguirá actuando con la misma frialdad, lo que le llevará a tener éxito en los negocios aunque, eso sí, a costa de asumir una enorme factura personal y, sobre todo, emocional.

La familia es lo primero

La filosofía de los Corleone, antes incluso que cualquier intento de emprendimiento, se basa en la creación de una estructura familiar firme y bien asentada. "Quien no pasa tiempo con su familia no puede ser un verdadero hombre", le dice Don Vito Corleone al cantante Johny Fontana en un momento de la película. Según esta filosofía, quien no sea capaz de encontrar tiempo para estar con los suyos y cuidar sus problemas personales, difícilmente podrá tener éxito en el mundo de los negocios.

Rodéate de personas de confianza

A pesar de que tanto Michael como Don Vito Corleone tienen la última palabra, en todo momento se rodean de alguien con quien comentar sus preocupaciones y pedir asesoramiento. Escuchar la valoración de nuestras personas de confianza es un aspecto clave en toda gestión empresarial ya que nadie mejor que ellos para saber en qué podemos cojear a la hora de tomar una decisión que tenga un impacto relevante.

Mantener una buena red de contactos

Policí​as, jueces o políticos. La red de contactos de los Corleone parece no tener fin y es, precisamente, la razón por la que ganan tanto poder dentro de las mafias. Más allá de los sobornos, la familia consigue la lealtad de todos ellos gracias a acuerdos tácitos para reducir sus negocios a determinadas acciones delictivas. Y saben que deben cuidar esta red de contactos si quieren seguir manteniendo el poder que ostentan.

Ten cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos

Uno de los muchos consejos que Michael recibió de su padre era estar siempre cerca de su competencia. Cuanto más alejados nos encontremos de las empresas rivales, más ajenos estaremos a sus políticas, éxitos o fracasos pero, sobre todo, más difícil resultará saber cuáles son sus puntos débiles y fuertes, no solo de la empresa, sino también del sector; mantener cerca a nuestros enemigos servirá para anticiparnos a las tendencias futuras y saber, de este modo, qué debemos y qué no debemos hacer.

Un plan para la sucesión adecuado

Vito Corleone tiene claro que su empresa es una organización familiar, pero quizá no supo asignar un sucesor adecuado que pudiese continuar con su legado en ciertos momentos. La primera generación crea la empresa, la segunda la hereda y la tercera la destruye, es un dicho que pesa sobre todas las empresas familiares, que acaban fracasando porque no han establecido un plan de sucesión adecuado.

La empatía

El autocontrol y el conocimiento de las necesidades de las personas de su entorno es una de las mayores virtudes de Don Vito Corleone, que le permiten anticiparse a los sentimientos de quienes le rodean y colocarse en la piel de otra persona para, de esta manera, conocer sus limitaciones y la capacidad de influir sobre otros. En el mundo empresarial, no es suficiente contar con una buena inteligencia académica; la inteligencia emocional juega un papel, incluso, mayor.

Una película para aprender management empresarial

Como hemos visto, El Padrino, además de ser una de las mejores películas de la historia del cine, es también toda una enseñanza sobre management y gestión empresarial y de las inversiones que, incluso, se estudia en algunas prestigiosas escuelas de negocio del mundo. Si a Francis Ford Coppola le hubiesen dicho que muchos directivos de la actualidad iban a basar su desempeño en las enseñanzas de Don Vito Corleone, posiblemente no se lo hubiese creído.

En Seguros de Tú a Tú | ​Ken Follet, una forma fácil de aprender economía​​