¿Tienes un plan de pensiones? Así te afecta la reforma fiscal

​Tras la última reforma fiscal, la fiscalidad de los planes de pensiones ha sufrido cambios relevantes. Aunque este nuevo panorama fiscal no ha cambiado el atractivo de los planes de pensiones como producto financiero, deja unas nuevas reglas del juego sobre la mesa que conviene conocer para poder tomar las mejores decisiones en el apartado de las finanzas personales.

En primer lugar, a partir del ejercicio 2015 se abre un nuevo caso de rescate para los planes con aportaciones de más de 10 años. De esta manera, a partir del 1 de enero de 2015, empezó a contar el plazo para que en 2025 se puedan recuperar las aportaciones realizadas durante 10 años o más, en el caso de planes de pensiones abiertos con anterioridad a 2015.

Otra novedad que afecta a los planes de pensiones en 2015 está en el tope fiscal, que pasa a ser el menor importe entre:

  • 30 % sobre los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas
  • 8.000 euros

El límite financiero también sufre modificaciones, pasando a ser las aportaciones máximas de 8.000 euros para todos los contribuyentes, con independencia de la edad del partícipe del plan. A partir del 1 de enero de 2015, deja de distinguirse entre menores y mayores de 50 años, como se venía haciendo hasta entonces.

Además, también se modifica el límite de las aportaciones realizadas a favor de cónyuges que no obtengan rendimientos del trabajo o de actividades económicas, o los que obtengan una cuantía inferior a 8.000 euros. Dicho límite anual pasará de los 2.000 a los 2.500 euros.

El rescate del capital acumulado en un plan de pensiones se integrará dentro de la base imponible del IRPF y, por tanto, los tipos a los que tributará son los mismos que los de las rentas del trabajo, que pasarán a estar en el rango 20 % - 47 % para el ejercicio 2015. En 2016, se aplicará el tipo dentro del rango 19 % - 46 %. En ambos ejercicios, entra en juego la comunidad autónoma en la que se aplique el impuesto al recuperar el plan de pensiones.

Con respecto a las comisiones máximas que se pueden cobrar, en agosto de 2014 se aprobó un cambio que entró en vigor en octubre del mismo año. Desde entonces, las nuevas comisiones máximas a cobrar por los planes de pensiones han bajado, pasando del 2,50 %, al 1,75 %. Son las siguientes:

  • Entidad gestora: baja del 2 % al 1,50 %
  • Entidad depositaria: baja del 0,50 % al 0,25 %

En resumen, la fiscalidad de los planes de pensiones sufre novedades muy importantes que afectan a casi todos sus aspectos, desde el límite de sus aportaciones hasta el máximo de las deducciones a las que daba derecho, así como la tributación del rescate. Además, permitirá que muchas personas que tengan necesidades de liquidez puedan recuperar el dinero antes de que llegue el momento de su jubilación.