Tabaco, Alcohol, Gasolina... ¿Qué son los impuestos especiales y dónde los pago?

​Todos los productos que consumimos y los servicios que contratamos están gravados por el IVA, un tributo indirecto que aplica un tipo diferente en función del tipo de producto (tipo general del 21%, reducido del 10% y superreducido del 4%) y cuyo importe está incluido en el precio de todos los artículos. Pero, además del IVA, hay determinados productos que añaden otro tipo de gravamen, los conocidos como impuestos especiales, que se aplican como una cantidad fija o como un porcentaje del precio en la fase de producción del producto, lo que eleva su precio al consumidor final de forma más o menos importante.

Estos impuestos, regidos por la normativa nacional algunos y de obligado cumplimiento por imposición de la Unión Europea otros, tienen un doble objetivo: por un lado, aumentar la recaudación siendo, en el caso de España, ​una parte importante de los ingresos en los Presupuestos Generales del Estado de todos los años; y, por otro, la verdadera razón que justifica su existencia, desincentivando el consumo de determinados bienes. Esto explica el área de aplicación de este tipo de impuestos: cerveza, vino, alcohol, tabaco o hidrocarburos, aunque hay algunos casos específicos, como en la electricidad, en el que el motivo es más contradictorio.

Bebidas Alcohólicas​

Las bebidas alcohólicas pagan un impuesto distinto según el tipo de bebida que sean y su graduación: 

  • El impuesto de la cerveza grava a cervezas y mezclas de cervezas con otras bebidas no alcohólicas, siempre que la graduación sea superior al 0,5%. En este caso pagan entre 2,75 y 9,96 euros por hectolitro. Si el porcentaje de alcohol es inferior no se paga el impuesto. 

  • En el caso del vino y otras bebidas fermentadas, se distingue entre vinos tranquilos y vinos espumosos, gravándose a partir de una graduación superior al 1,2%. Aunque, como medida para no perjudicar el sector, el tipo de gravamen actual es del 0%.

  • Por último, en el resto de bebidas alcohólicas, se aplica el impuestocuando la graduación supere el 22%. En este caso el pago es de 830,25 euros por hectolitro en Península y Baleares y 649,66 euros en Canarias. ​

Tabaco

En el caso del tabaco, se pagan por dos tipos de gravamen: por unidad de producto y proporcional al precio del producto. Esto lo diferenci​a claramente de otros impuestos especiales, como el alcohol, que sólo se paga por unidad producida. Así, mientras el primero cobra 41,50 euros por cada mil unidades del cigarros, cigarritos o cigarrillos, en el caso del gravamen proporcional al precio, el importe es bastante elevado: 51% del precio del venta al público de cigarrillos, el 41,5% en picaduras y el 28,4% sobre el resto de labores de tabaco.​

Impuesto de hidrocarburos

El Impuesto sobre Hidrocarburos grava el consumo de cualquier producto utilizado como carburante (uso en motores) y de cualquier hidrocarburo utilizado como combustible (uso en calefacción). El tipo impositivo a nivel estatal viene determinado por los productos, existiendo diferencias notables entre ellos. Por ejemplo, el de la gasolina sin plomo de 98, el impuesto es de 0,431 euros por litro, el de la de 95 octanos de 0,400 euros, el del gasóleo es de 0,307 euros por litro, mientras que el del gasóleo bonificado –por ejemplo uso agrario- es de 0,078 euros. A estos tipos habrá que añadirles los tipos autonómicos correspondientes.

Para evitar fraudes fiscales relacionados con el uso de productos bonificados, la normativa regula y establece muchos requisitos formales para controlar que aquellas personas físicas o jurídicas que reciben estos productos tengan derecho efectivo a ello.​

Impuesto sobre electricidad

Aunque su aplicación incentivaría el uso más responsable de la energía, es el impuesto que tiene un fin más recaudatorio. Este tributo grava la fabricación y distribución de energía eléctrica a un tipo del 4,864%, con unos mínimos que no podrán ser inferiores a 0,5 euros por megavatio-hora (MWh) cuando la electricidad suministrada se destine a usos industriales y a 1 euro por MWh cuando se destine a otros usos.

A todos estos impuestos hay que sumarle el IVA​. Esta doble imposición provoca que, en muchos productos, como tabaco o hidrocarburos, se pague más por impuestos que por el propio producto.

En Seguros de tú a tú | Pagar por respirar y otros quince ejemplos de impuestos estrambóticos del mundo