¿Son necesarios todos los cursos de formación? Siete consejos para escoger el que más te conviene

​La mayoría de trabajadores solemos pensar que cuanta más información aparezca en nuestro CV, mayores serán las probabilidades de destacar sobre el resto de candidatos y llamar la atención de los reclutadores. No es extraño ver en los departamentos de recursos humanos documentos de más de dos páginas con información irrelevante para el puesto solicitado.

Sin embargo, cada vez se premia más la calidad sobre la cantidad. Sobrecargar de información nuestro perfil profesional no solo no es positivo, sino que además puede hacer que nuestra candidatura quede descartada de un plumazo. Por esta razón, conviene no perder el tiempo y el dinero realizando cursos de formación que después no nos van a servir para destacar sobre otro candidato. Estos son siete consejos para elegir el que más nos conviene.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

El primer paso para elegir el curso de formación que mejor se adapte a nuestras necesidades es establecer una serie de metas personales o profesionale. Lo ideal es escoger un curso que contribuya a lograr estos objetivos, evitando aquellos cursos cuyas características no respondan a estas expectativas.

¿Online o presencial?

Después de elegir nuestro objetivo, debemos decidir si lo hacemos de forma presencial u online. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes, pero la formación a distancia tiene cada vez más adeptos por su flexibilidad y el hecho de que cada vez esté más reconocida y valorada por los expertos, por lo que es una opción a considerar.

¿Lo más caro es lo mejor?

Muchas veces nos empeñamos en acudir al curso más caro entre todos los posibles cuando existe una alternativa mucho más barata que posiblemente se adapta mejor a nuestras necesidades. Entonces, ¿para qué gastar más si lo tenemos más barato?

¿De verdad me va a servir para aprender?

El hecho de hacer un curso simplemente por sobrecargar el CV no tiene está lejos de ser una buena idea. Si ya conocemos la materia que se va a impartir, la mera asistencia al curso solo nos va a hacer perder el tiempo. Las empresas cada vez lo saben más, y utilizan otros métodos para acreditar los conocimientos del candidato más allá del que les proporciona un simple diploma.

¿Tiene validez en las empresas?

Dentro de la amplia variedad de cursos que existen, son muy pocos los reconocidos y valorados por empresas y sector público. Por esta razón, conviene sentarse unos minutos para saber si el curso que vamos a realizar tiene una validez real dentro de las empresas, consultando rankings, a expertos o, incluso, a nuestros amigos si fuese necesario.

¿Me sirve para salir de mi zona de confort?

De nada sirve asistir a un curso de formación muy valorado entre las empresas si este no nos motiva. Los cursos de formación deben suponer un estímulo para seguir aprendiendo por encima de nuestros propios límites, pues el verdadero aprendizaje es el que conecta con el esfuerzo personal.

¿Servirá para hacer contactos?

En una formación de calidad, es también importante valorar las opciones que ofrece para crear una red de contactos o de networking, y no solo con los profesores o ponentes, sino también con el resto de alumnos. En este sentido, la formación online es mucho más fría que la formación presencial, pues la relación con el resto de personas es, en muchas ocasiones, inexistente.