Si te suben el sueldo, ¿puedes acabar cobrando menos?

Tags:

Existe la creencia popular de que, en determinadas ocasiones, una subida de nuestro salario bruto no va acompañada de un incremento de nuestro salario neto, es decir, el dinero que nos queda disponible después de satisfacer nuestras obligaciones fiscales; un mito que ha surgido y se ha ido extendiendo conforme la población ha comenzado a conocer uno de los aspectos más importantes del IRPF: sus tramos.

Sin embargo, en ningún momento cobramos menos dinero si nos suben el sueldo. Este mito económico es consecuencia de una mala interpretación de los tramos del IRPF, confundiendo su funcionamiento real con ​el conocido como error de salto.

Lo que puede ocurrir en atención a la progresividad de la escala es que el aumento de sueldo bruto no se refleja en un aumento proporcional en el salario neto. Esto es así porque el importe de la retención se incrementa conforme aumenta el sueldo, y lo hace de una manera progresiva. El impacto es mayor si el aumento de sueldo hace que se sobrepase el tramo alto de la escala pasando al siguiente escalón.

Los tramos del IRPF: confundiendo su funcionamiento

​El IRPF es un impuesto progresivo que grava la obtención de renta. En palabras de bar y restaurante: paga más quien más gana. Esta progresividad se consigue aplicando un determinado tipo impositivo en tanto por ciento en función de cada escalón de renta. Cada uno de estos escalones de renta se conocen como tramos del IRPF, siendo en España los siguientes:

​Desde Hasta Tipo Impositivo
012.450 €20%
12.450 €20.200 €25%
20.200 €35.200 €31%
35.200 €60.000 €39%
60.000 €en adelante47%

Viendo esta tabla podríamos pensar que el tipo se aplica sobre la totalidad de la renta que se sitúa en el intervalo Desde - Hasta. Es decir, si, por ejemplo, tenemos un sueldo de 36.000 € tendríamos que pagar un 39% de IRPF (14.040 €) quedando un sueldo neto de 21.960 €  mientras que si nuestro sueldo fuese de 35.000 tendríamos que aplicar un tipo del 31% (10.850 €), quedando un sueldo neto de 24.150 €, 2.190 euros más que en el primer caso a pesar de tener un sueldo bruto menor.

​Esto es precisamente lo que se conoce como error de salto, y que daría lugar a situaciones tan injustas como la representada en el ejemplo. En realidad, el tipo impositivo correspondiente a cada intervalo en el tramo del IRPF no se aplica sobre la totalidad de la renta, sino sobre la parte del intervalo contenido en cada tramo. Es decir, se aplicará el 20% sobre los primeros  12.450 euros, el 25% sobre los 7.750 euros siguientes (20.200 – 12.450), y así sucesivamente.

Los tramos del IRPF: caso práctico

En el primer caso del ejemplo anterior, en realidad, tendríamos que pagar el 20% sobre los primeros 12.450 euros (2.490 euros), el 25% sobre los siguientes 7.750 euros (1.937,5 euros), el 31% sobre los siguientes 15.000 euros (4.650 euros) y el 39% sobre los 800 euros que restan hasta los 36.000 euros (312 euros). En total, una renta de 36.000 euros tendría que pagar a Hacienda 9.389,50 euros (2.490 + 1.937,5 + 4.650 + 312), quedando, por tanto, una renta neta de 26.610,50 euros.

La renta de 35.000 euros tendría que pagar los mismos 2.490 euros por los primeros 12.450 euros (20%), 1.937,50 por los siguientes 7.750 euros (25%) y 4.588 euros por los 14.800 euros restantes hasta 35.000 (31%). En total, tendrá que pagar 9.077,5 euros a Hacienda, quedando una renta neta de 25.922,5 euros que, como es evidente, es una cantidad mayor que la renta calculada inicialmente.

Lo importante, en cualquier caso, es el tipo efectivo aplicado sobre cada renta, que se calcula dividiendo lo pagado entre la renta bruta. Para la renta de 35.000, el contribuyente tendrá que satisfacer un tipo efectivo de 25,73% (9.007,5 / 35.000) y no del 31%, mientras que el tipo de interés efectivo aplicado sobre la renta de 36.000 será el 26,08% (9.389,5 / 36.000) y no el 39%.

Este ejemplo deja claro que el sueldo no desciende en ningún caso si pasamos de un tramo a otro y que, en todo caso, esta interpretación es consecuencia de una incorrecta interpretación de cómo funciona el IRPF.