Seguros obligatorios: ¿qué tengo que asegurar por ley?

Existen determinadas circunstancias en nuestra vida cotidiana para las que es obligatorio contratar un seguro si estamos en territorio español. Se suele tratar de actividades, acciones o hechos que pueden poner en riesgo nuestra integridad física pero, sobre todo, las del resto de personas que nos rodean.

El más conocido es, casi con toda seguridad, el seguro de coche​​. Mediante este seguro, los conductores quedan asegurados si sufren un accidente o colisión con otro vehículo, cubriendo no solo los daños que hayamos hecho a nuestro coche sino también los que hayamos causado a terceros.

En realidad, existen una gran cantidad de seguros obligatorios que los ciudadanos españoles deben contratar si no quieren arriesgarse a tener que pagar una sanción, alguno de los cuales quizá ni te habías planteado. Aparte de mi coche y, en general, de cualquier vehículo a motor, ¿qué debo asegurar por ley obligatoriamente?

  • Seguro de responsabilidad civil de un cazador para poder cazar cubriendo que el cazador o el perro de caza causen un daño a un tercero durante o fuera de los días de caza.

  • Seguro de responsabilidad civil para perros de raza potencialmente peligrosa.

  • Seguro obligatorio para viajeros, en caso de sufrir muerte, cualquier incapacidad temporal producida por el desplazamiento en transporte público o una invalidez permanente.

  • Seguro de responsabilidad civil para las embarcaciones de recreo o deportivas.

  • Seguro deportivo obligatorio para deportistas federados, que tiene que ser suscrito por las federaciones deportivas en España para los deportistas suscritos en ellas para cubrir lesiones que sufridas en el ejercicio de su actividad.

  • Seguro de responsabilidad civil para embarcaciones de recreo o deportivas y para motos náuticas.

  • Seguro que certifique que se cumplen los derechos laborales recogidos en los convenios colectivos en favor de los empleados de una compañía.

  • Seguros de vida y accidentes que se consideren obligatorios en virtud de lo dispuesto en los convenios colectivos.

  • Seguro de responsabilidad civil si se pretende realizar algún experimento con medicamentos.

  • Seguro de responsabilidad medioambiental.

  • Seguro de daños materiales en viviendas, averías o de caución que deberá ser suscrito por un promotor de viviendas con el objetivo de certificar la compensación de daños materiales a causa de los defectos que pudiesen aparecer en los edificios construidos.

  • Seguros de responsabilidad civil ilimitada para aquellas compañías que realicen transporte escolar y de menores de edad.

  • Seguro de responsabilidad civil para algunos dueños de buques civiles o extranjeros que atraquen en puerto español.

  • Seguros de responsabilidad civil para empresas de mantenimiento de ascensores en caso de que se necesiten cubrir los daños o perjuicios provocados por la prestación de este servicio.

  • Seguro de responsabilidad civil para profesionales sanitarios que trabajan en asistencia sanitaria privada.

  • Seguro de daños por la cantidad de tasación sobre un bien hipotecado.

  • Seguro de incendios para viviendas con préstamo hipotecario​.

En general, se tratan de circunstancias o actividades que pueden ser potencialmente peligrosas no sólo para nosotros sino también para terceras personas. Siempre es recomendable, no obstante, asegurarnos ante cualquier actividad que pueda poner en riesgo nuestra salud, nuestro dinero o cualquier otra cosa que consideremos importante.