Seguro de ahorro frente a depósito ¿Cuáles son sus ventajas y diferencias?

​El ahorrador que apuesta por productos en los que no arriesgar su capital o inversión encuentra en los seguros de ahorro una opción perfecta para conseguir todos sus objetivos: rentabilidad y seguridad, de una forma aparentemente muy similar a un producto clásico como son los depósitos.

Pero detrás de este aspecto similar, seguros de ahorro y depósitos tienen diferencias importantes. Conociendo las mismas, podemos aprovechar todas las ventajas del seguro de ahorro para conseguir mejores resultados.

Seguridad

Las cantidades que invertimos en cuentas y depósitos están protegidas hasta 100.000 euros por titular y entidad bancaria por el Fondo de Garantía de Depósitos. Este punto les da una gran seguridad al inversor más conservador.

Por el lado de los seguros, no existe esta garantía tan directa ni  con un mecanismo de cobro tan rápido, aunque esto no significa que no tengan protección. Si una compañía de seguros tiene problemas económicos, es el Consorcio de Compensación de Seguros, organismo dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, el que se encarga de supervisar y realizar los pagos a sus clientes

Este mecanismo de protección no tiene un límite de indemnización como sí existe en el Fondo de Garantía de Seguros, pero el proceso de recuperación no es rápido y hay que esperar a que la aseguradora se liquide para que comience la distribución de los fondos que estuvieran invertidos, un proceso que dura varios años y en la que se distinguen la siguientes fases:

  • Fase I (9 meses): Se inicia con la toma de posesión de la entidad y es en la que se abre el plazo para la presentación y recepción de las reclamaciones de los acreedores.

  • Fase II (2 a 3 años): El Consorcio adquiere los créditos a los acreedores por contrato de seguro conforme se vayan completando los expedientes.

  • Fase III (6 meses): Se ejecuta el plan de liquidación y se paga a los acreedores.

Estructura de pagos

Aunque hay seguros de ahorro en los que realizas la aportación de una sola vez, de prima única, lo normal en este tipo de productos es que hagas abonos periódicos. La ventaja es clara ya que permite que a través de nuestro seguro de ahorro constituyas un capital final con pequeñas aportaciones. Mientras en el depósito el objetivo es conseguir rentabilidad sobre un capital que ya posees.

Liquidez

La mayoría de los seguros de ahorro permiten retiradas parciales o totales de tu dinero, antes del plazo prefijado. Gracias a ello puedes utilizar el dinero que vayas ahorrando para cualquier imprevisto.

Las ventajas del diferimiento fiscal

A diferencia de los depósitos, los intereses que te paguen por tu seguro de ahorro no se van abonando en tu cuenta bancaria, sino que se acumulan en el capital que estamos constituyendo, es el diferimiento de impuestos. Como estos intereses a su vez generan más intereses el resultado final es que conseguiremos mejorar el resultado.

Seguro en caso de fallecimiento

Muchos seguros de ahorro incluyen también un seguro de vida que garantiza que, además de recuperar el capital invertido por parte de tus herederos también podrían percibir un pequeño capital por medio de un seguro de vida.

En Seguros de tú a tú | Estas son las principales ventajas fiscales de los seguros de ahorro