Quiero ser youtuber: ¿debo darme de alta como autónomo o facturar a través de una sociedad?

Youtuber. Una palabra que hasta hace muy poco ni existía pero que sirve para denominar a todos aquellos que se ganan la vida colgando vídeos en Youtube, el canal de vídeos de Google. Porque cualquier persona puede abrirse un canal en esta plataforma y subir sus vídeos, los cuales podrán monetizar con publicidad si tienen muchas visualizaciones.

Y gracias a ello nombres como El Rubius han conseguido convertirse en ídolos de masas entre los adolescentes y facturar cantidades ingentes. Por ello, cada vez más niños sueñan con vivir de esta nueva profesión en el futuro, según la encuesta recientemente publicada por Adecco -XIII Encuesta, ¿qué quieres ser de mayor?-, en la que este trabajo aparece por primera vez como la cuarta profesión más deseada por los niños españoles.

Pero antes de embarcarnos en el mundo youtuber hace falta conocer una serie de premisas que nos vendrán muy bien de cara a organizar nuestro futuro negocio. Porque los youtubers tienen que cumplir con las mismas obligaciones que el resto de trabajadores, tanto con Hacienda como con la Seguridad Social. El problema es que muchas veces no saben cómo hacerlo… y eso es lo que vamos a desvelar en este post.

¿Cómo paga un youtuber sus impuestos?

Como decíamos, todo youtuber tiene que aportar parte de sus ingresos a las arcas públicas, si bien hay diferentes maneras de hacerlo. Por un lado, puedes declarar esos ingresos como renta si te haces autónomo o constituir una sociedad y canalizar por ella esos pagos.

En el primer supuesto, al darnos de alta como autónomos tenemos que pagar mensualmente una cantidad para la Seguridad Social -con la nueva Ley de Autónomos aprobada recientemente se reduce a 50 euros durante el primer año de actividad-. 

A la hora de tributar, los autónomos tienen que pagar tanto IRPF como IVA. El IVA de las facturas que emitas deber declararse de forma trimestral y el IRPF, como todos los trabajadores, en la declaración de la renta anual. De este modo, los youtubers que se declinan por hacerse autónomos tienen las mismas obligaciones que el resto de personas que forman parte de este colectivo. El epígrafe en el que tendrás que darte de alta es el 751 (profesionales de la publicidad, relaciones públicas y similares), sobre todo si obtienes ingresos por publicidad en tu canal.

¿Y si constituyo una sociedad?

Pero claro, si tienes mucho éxito con tu canal, los ingresos comenzarán a crecer y, a la vez, los impuestos. Por ello, una vez se alcanza cierta cifra de facturación, los youtubers deciden constituir su propia sociedadya que a largo plazo les saldrá más rentable. Además del IVA y de la Seguridad Social que tendremos que pagar como administradores de la sociedad (como autónomos societarios), los beneficios de esta estarán sujetos al Impuesto de Sociedades.

Este gravamen tiene un tipo efectivo del 25% desde el 1 de enero de 2016, cuando se redujo desde el 28% anterior. Ahora bien, Hacienda permite que se grave al 15% para las empresas de nueva constitución y que supongan el inicio de una actividad económica, de modo que si decides empezar con tu sociedad ahora, podrás disfrutar durante dos años de este gravamen más bajo.

El pago se hace o de forma mensual o fraccionado, dependiendo de la modalidad de la empresa y los resultados obtenidos, y se hace sobre el beneficio contable, es decir, sobre la diferencia entre los ingresos y los gastos. Si bien las empresas disfrutan de una serie de deducciones que no tiene la figura de autónomo, de modo que es más beneficiosa cuando se alcanza cierto nivel de ingresos.

No obstante, muchos youtubers se han llevado su domicilio fiscal a otros territorios con una fiscalidad más laxa, como la vecina Andorra, ya que no quieren tener que dejar al fisco tanta parte de sus ingresos. Una decisión que va con la ética y los principios de cada persona.

En Seguros de Tú a Tú | ¿Cómo tributan las retribuciones de los administradores de una sociedad?