¿Qué es preahorrar y por qué es más efectivo que ahorrar?

​Demos la vuelta a lo tradicional, nada de convencionalismos, ni siquiera en la forma de ahorrar. A la mayoría de nosotros, nos han enseñado desde niños que la mejor manera de ir juntando un buen colchón de dinero para el futuro no es otra que la de ajustarse el cinturón para que al final de mes nos quede algo que poder guardar en la hucha. ¿El problema? Que se hace duro llegar a fin de mes con algo de dinero en el bolsillo y no caer en la tentación de darse un capricho o, simplemente, gastarlo en imprevistos. Así que, ¿por qué no te planteas hacerlo al revés? ¿Por qué no nos anticipamos y tomamos medidas antes de tener el dinero para ahorrar?

Eso es lo que propone y en lo que consiste el preahorro: en tomar medidas a priori para disponer de un buen colchón de ahorro a posteriori. En el momento en que tu empresa te ingrese tu nómina, tu banco estará avisado para que aparte una cantidad determinada que irá destinada al ahorro. Basta para ello con hacer una llamada a la entidad financiera y decidir qué porcentaje quieres que te separen. Los expertos aconsejan ​que sea por lo menos un 10% de lo que ingreses, pero al final eres tú quien decide. 

¿Cómo podemos preahorrar contando con nuestro banco?

Se trata de ordenar a tu banco que realice una transferencia automática en el momento en el que te ingresen la nómina a otra cuenta diferente, incluso si es de otra entidad financiera distinta, aunque, eso sí, lo más conveniente es que el destino sea una cuenta de ahorro. Una cuenta en la que no dispongas de tarjeta y que, además, sea remunerada, que te pueda dar algo por ese dinero que vayas ingresando.

Es algo similar a lo que se hace con los gastos cuando están domiciliados. Todos esos pagos de la hipoteca, de la luz, del teléfono, etc. que se pagan de forma automática a través de los recibos que tenemos domiciliados en nuestra entidad financiera, con la diferencia de que, en lugar de pagárselo a otra empresa, estamos guardándolo para nosotros.

¿Qué beneficios tiene el preahorro? 


Los beneficios del preahorro son claros. En primer lugar, no es necesaria una gran fuerza de voluntad para ahorrar (ni tampoco es necesario ingresar mucho) y, por tanto, resulta una forma mucho más sencilla y efectiva de prevenir nuestro futuro. Lo único que debes tener presente es que deberás ajustar tus gastos a la nueva cantidad de dinero de la que vas a disponer cada mes. Lo mejor es realizar una previsión inicial de nuestros gastos y aportar una parte residual de nuestros ingresos a la nueva cuenta de ahorro. Al principio será más complicado, pero conforme pasen los meses, la aportación se irá ajustando más fielmente a la realidad.

Pero el mayor beneficio para nuestras finanzas personales es la constitución de un fondo de ahorro a lo largo de un periodo de tiempo considerable. Si a ello le sumamos la rentabilidad que podemos obtener de una cuenta de ahorro, podemos obtener un importante fondo de emergencia automático en unos pocos años. Aquellos que siguen esta práctica señalan que la realizan precisamente con ese objetivo último, ser financieramente libres, y aseguran los que saben que quienes utilizan este método para ahorrar ahorran hasta un 10% más que los que usan el método tradicional, ¿te apuntas?​