Qué es el MAB y cómo puedo invertir en él

​El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) ha sido definido, de forma simplificada, como la bolsa de las pymes. Es una alternativa para que puedan acceder a financiación en mercados organizados y adquirir una experiencia para el salto al mercado continuo. Para los inversores, es una oportunidad para tomar posiciones en empresas con un importante potencial de crecimiento.

¿Qué es el MAB?

Aunque se negocian otro tipo de títulos, como los emitidos por instituciones de inversión colectiva, fundamentalmente, se trata de un mercado adaptado a las pymes, en el que pueden comenzar a cotizar.

Para estas empresas, el paso es complejo porque implica unos costes, una exposición a un público deseoso de la máxima información para tomar decisiones, el cumplimiento de diversos requisitos y abrir la posibilidad de que los antiguos propietarios puedan ir perdiendo el control de la empresa.

La complejidad de ese camino se reduce gracias a la participación de asesores registrados. Su función es asistir a las empresas en el proceso de elaboración y presentación de todo ese conjunto de información, al tiempo que están a disposición del MAB para responder a las dudas que puedan surgir sobre la empresa.

Otro problema es el de la liquidez. De nada sirve cotizar en un mercado donde los compradores no encuentran vendedores o los vendedores no encuentran compradores. Para facilitar que puedan realizarse transacciones, cada empresa cotizada tiene un proveedor de liquidez que se compromete a realizar ofertas y demandas de títulos en determinadas condiciones a lo largo de cada sesión.

¿Cómo se puede invertir en el MAB?

Como regla general, igual que en los títulos negociados en el mercado continuo de la bolsa. Es decir, necesitamos una cuenta de valores y la intervención de un intermediario. En el caso del MAB existe un conjunto de miembros que acceden directamente a este mercado. En cuanto a las comisiones derivadas de la compraventa de títulos en el MAB, existen tres componentes:

  • Los cánones del MAB, que son los mismos aplicados en la bolsa.

  • Los costes de liquidación, que también son iguales que los de la bolsa.

  • Los costes de intermediación, que dependen del volumen de la operación y pueden tener un mínimo. En general, suelen ser más baratos en operaciones a través de Internet.

Lo que puede variar un poco más sobre el mercado continuo es el flujo de información sobre la empresa. Suelen ser negocios más pequeños y que no están tan sujetos al análisis continuado de tantos inversores. Además, en algunos casos, pueden simplificarse un tanto las obligaciones de información a los inversores.

Esa es una de las razones por las que estas inversiones suelen tener un riesgo algo más elevado que las realizadas en empresas cotizadas en el mercado continuo. En contrapartida, hay que tener en cuenta que en este mercado cotizan empresas con un alto potencial de crecimiento que podrían darnos buenas rentabilidades de tener éxito en sus proyectos. 

Por lo tanto, conviene ser consciente del tipo de inversión y estar al tanto de la información que se publica sobre la empresa.

¿A qué información podemos acceder sobre las empresas en la Web del MAB?


Además de otras posibles vías de información como, por ejemplo, las noticias en prensa, en la web del MAB podemos acceder a diferentes categorías de información:
  • Datos identificativos.

  • Resumen histórico de cotizaciones.

  • Perfil descriptivo de la empresa.

  • Folletos informativos de operaciones como, por ejemplo, su incorporación al MAB o una ampliación de capital.

  • Avisos sobre hechos relevantes relacionados con la empresa ordenados por fecha.

  • La identidad de las personas o entidades que poseen participaciones superiores al 10%.

  • Información contable.

  • Información histórica de cotizaciones.

  • Datos sobre operaciones financieras tales como, por ejemplo, ampliaciones de capital o de reparto de dividendos.

  • Análisis publicados sobre la empresa.

  • Vídeos e imágenes relacionados con la empresa.

En Seguros de tú a tú | Esto es lo que hubieses ganado si hubieses invertido 100 dólares al mes en el S&P desde 1985