Once conceptos básicos para entender tu nómina

Entender los conceptos reflejados en la nómina es útil porque puede servir para ayudar a conocer mejor las condiciones de salario y, además, conseguir optar a oportunidades de ahorro fiscal. Por ejemplo, sabiendo cómo funcionan los complementos salariales, se puede negociar la fijación del complemento absorbible para que impacte lo mínimo en el salario a lo largo del tiempo; o también, encajando la compra de bienes y servicios a través de un sistema de compensación.

A continuación, presentamos cuáles son los 11 conceptos fundamentales que te ayudarán a entender tu nómina:

Salario bruto

El salario bruto es la cantidad que le corresponde al trabajador como contraprestación por el trabajo realizado, tanto en conceptos salariales como no salariales. Dentro de esta partida bruta se incluyen:

  • Salario base: mínimo salario que fija el convenio.

  • Complementos salariales: que el trabajador cobra por conceptos como antigüedad, pluses (para mejorar el salario de convenio) por el puesto desempeñado, entre otros.

  • Complementos no salariales: por indemnizaciones, seguro médico o dietas.

  • Salario en especie: valoración del salario cobrado en especie (coche, casa, etc.).

  • Pagas extraordinarias: en función de lo que indique cada convenio o pacto con el trabajador, se incluyen las pagas extra en los meses que corresponda del año o bien de forma prorrateada.

Sumando todos los conceptos anteriores, se obtiene el salario total devengado, cantidad a la que hay que restar la parte correspondiente a impuestos y obligaciones fiscales de pago del trabajador y, si las hubiera, con la empresa. ​​

Deducciones

El segundo bloque importante en la nómina de un trabajador es el correspondiente a las deducciones por obligaciones fiscales y con la empresa, es decir, por el pago de las cuotas del IRPF, a la Seguridad Social y otras obligaciones que el trabajador tenga pendientes con la empresa por haberlas adquirido con carácter voluntario, por ejemplo, para devolver un anticipo de nómina.​

  • Seguridad Social: al trabajador se le aplican dos deducciones para pagar a la Seguridad Social, usando como referencia su base de cotización, que es:​

  • Contingencias comunes un 4,70 % sobre la base de cotización, sirven para cubrir el coste que para las arcas de la sanidad pública incluyendo las bajas por enfermedad de los trabajadores.
  • Contingencias por desempleo y formación profesional: entre un 1,65 % para trabajadores con contrato indefinido y 1,70 % para los que cuentan con un contrato temporal, calculado sobre la base de cotización, con el fin de cubrir los pagos que la Administración hace a los trabajadores en situación de desempleo y el coste de la formación a la que tienen derecho.
  • IRPF: al trabajador se le descuenta cada mes la parte proporcional que le corresponde pagar por el Impuesto sobre las Renta de las Personas Físicas. Para calcular esta cantidad, se estiman los ingresos anuales totales del empleado y se determina la retención que se aplica sobre el salario total devengado. Este importe puede variar si cambian las circunstancias personales del trabajador, por ejemplo, cuando tiene un hijo o pasa de soltero a situación de matrimonio.

Haciendo las cuentas para obtener el salario neto

A partir de las cantidades anteriores, se hacen cuentas, restando al salario total devengado la parte correspondiente a deducciones por impuestos y obligaciones voluntarias del trabajador. De esta manera, se obtiene el salario neto, que es la cantidad líquida que percibes en tu cuenta cada mes.

Este importe puede ser constante mensualmente, si no varían los conceptos que se aplican en la nómina; o bien puede variar, si se aplican diferentes términos en el salario o las deducciones. Por ejemplo, si un trabajador percibe comisiones trimestrales, en la nómina en la que éstas se apliquen, se reflejará un mayor salario total devengado. En el caso de que se pague un seguro médico, puede que la empresa aplique el pago en una única anualidad y, por tanto, se tenga una nómina diferente al resto de las del ejercicio, o bien que se prorratee y reparta de forma igual a lo largo del año.

Datos básicos e imprescindibles

En la nómina tienen que aparecer claramente los datos de la empresa (nombre, CIF y código de cuenta de cotización de la Seguridad Social) y del trabajador (nombre y NIF).

Todos estos elementos determinan los conceptos que todo trabajador debería conocer para entender su nómina. Aunque existen más, los once que hemos explicado son los fundamentales para la mayor parte de trabajadores.