Ocho conceptos básicos sobre bolsa y finanzas que quizá todavía no conozcas

​El mundo de la inversión tiene sus propias reglas y códigos. La forma de hacer las cosas tiene unos cauces determinados y las relaciones que se establecen en los mercados siguen unas pautas. Además, la bolsa tiene su propio lenguaje o jerga, por lo que muchas personas no entienden qué significan determinados conceptos y ven en la inversión un ámbito totalmente inaccesible.

Algo que no es cierto en absoluto. Bien es verdad, como ya hemos dicho, que tiene su propia idiosincrasia, pero no es imposible aprender ciertos conceptos y términos con los que se pueden entender muchas cosas. O, al menos, el funcionamiento básico de los mercados. Vamos a verlos

Los ocho conceptos básicos para iniciarte en el apasionante mundo de la bolsa

Mercado de valores

Empecemos por lo básico, el mercado de valores, que no es más que el lugar donde se compran y venden activos financieros, bien sea renta variable (acciones de empresas) o renta fija (bonos del estado, de empresas…). Es un mercado estructurado, con unas normas y reglas comunes que permite a los inversores canalizar su capital e invertir en diferentes sectores y productos.

Ibex 35

El Ibex 35 es el principal índice de la bolsa española (o mercado de valores español). Está compuesto por las 35 empresas con más liquidez de las que cotizan en las cuatro bolsas españolas: Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao (Madrid no es la única ciudad que tiene parqué bursátil). Dentro del Ibex, no todas las compañías tienen el mismo peso, sino que dependiendo de su capitalización bursátil (su valor) serán más importantes o menos para el cálculo del índice. Por eso se dice que el IBEX es un índice demasiado bancarizado, pues la evolución de las entidades financieras marca normalmente la evolución del IBEX.

Subida y bajada...de las acciones

Cuando se dice que una acción ha subido o ha bajado, lo que se está queriendo transmitir es que su precio ha subido o, por el contrario ha caído. Esto sucede cuando los inversores venden muchas acciones de determinada empresa (su precio cae) o cuando hay compras fuertes (el precio sube). Que la acción suba o baje es crucial para determinar el valor de la empresa o su capitalización, pues éste se determina multiplicando el precio de la acción por el número que hay de ellas cotizando.

Dividendo

Se trata del concepto que más inversores atrae dentro del apasionante mundo de la bolsa. El dividendo es la parte de los beneficios de una compañía que ésta reparte entre sus accionistas. Es la principal vía de remuneración que tienen y cada uno recibe una cantidad en función del número de acciones que posea, ya que a cada acción le corresponde una determinada cantidad. La política de dividendos de una compañía es importante para animar a los inversores a comprar acciones de ese valor en bolsa.

Las posiciones largas vs. las cortas

Un concepto que no es tan común como los anteriores es el de las posiciones largas y las posiciones cortas. Sin embargo, son términos realmente sencillos de comprender. Así, cuando se compra una acción con la esperanza de que suba, se está tomando una posición larga, generalmente comprando acciones de esa compañía directamente; 

Por el contrario, cuando se compran acciones porque se cree que las acciones de una empresa van a caer y se pretende obtener rentabilidad (ganancias) con ello se está tomando una posición corta o bajista, normalmente pidiendo prestado esas acciones a otro inversor al precio que indique el mercado en ese momento, y devolviéndoselas más adelante. Si se compra caro y se recompra más barato más adelante, la diferencia es la rentabilidad. Sin embargo, las posiciones cortas no han estado exentas de polémica; lo cierto es que se trata de una forma de especulación que, aunque está permitida, muchas veces la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) la ha vetado, ya que, irremediablemente, hace caer más el mercado, ya que todo el mundo apuesta a la baja, especialmente en determinados momentos.

OPV 

Estas siglas corresponden a Oferta Pública de Venta, que significa que una empresa pone a la venta en el mercado financiero un activo determinado. Normalmente, este activo es parte de su capital. Por lo tanto, una OPV se suele traducir como una salida a bolsa. Pueden hacerlo empresas que nunca lo hayan hecho antes y otras que ya coticen pero quieren sacar al mercado más acciones.

Warrants

Un término tan complejo como polémico. Es un título corporativo parecido a una opción de compra sobre un valor, ya que ofrece a un inversor el derecho (pero no la obligación) a comprar acciones de una compañía a un precio fijo durante un periodo de tiempo determinado. Cada warrant especifica el número de acciones que puede comprar cada inversor. También los hay de venta, que funcionan de la misma manera pero a la inversa, para vender valores. Sin embargo, suscita controversia entre los inversores, especialmente por su elevado riesgo implícito que no siempre se indica de forma adecuada.

Los derivados

En el mercado también se negocian derivados, en este caso financieros. Estos productos tienen un valor que viene determinado por el precio de otro activo financiero, al que se le llama activo subyacente. Es decir, el valor de un futuro sobre el oro se basa en el precio del oro. Entonces, puede que se pregunten qué es un futuro, y un futuro es una compra-venta de un producto financiero cuyas condiciones se establecen un día determinado pero que se cierra en una fecha posterior. En este caso, a diferencia de los warrants, el inversor sí tiene la obligación de adquirir ese activo, no solo el derecho.

En Seguros de Tú a Tú | Si quiero operar en Bolsa ¿es necesario estar al día de las noticias?