Me voy de viaje y necesito asegurarme, ¿puede ayudarme mi seguro de hogar?

​Los viajes son una fuente de placer y conocimiento, pero también pueden surgir imprevistos. Es posible que nuestro seguro de hogar pueda ayudarnos con ellos. 

Si nos ponemos enfermos

Los viajes nos sacan de nuestro entorno habitual, a veces exigen desplazamientos agotadores, realizamos actividades diferentes… Todo este tipo de circunstancias hace que no sea improbable sufrir una enfermedad o un accidente que requiera asistencia médica. 

Es posible que contemos con alguna clase de cobertura. Por ejemplo, con la tarjeta sanitaria europea, los españoles tienen los mismos derechos a prestaciones sanitarias públicas que los residentes del país de la UE al que viajan. Si tenemos contratado un seguro de salud también es posible que nos cubra algún tipo de asistencia.

Sin embargo, en muchas circunstancias, especialmente en viajes a países en los que no tenemos cobertura ni pública ni privada, puede ser interesante la cobertura de nuestro seguro de hogar. No olvidemos que la asistencia por determinados accidentes y enfermedades puede ser muy cara.

El traslado de un enfermo o herido

Lo mismo sucede con los gastos de ambulancia o de cualquier medio de traslado para poder llegar al centro médico, pero también si desde ese lugar donde nos han atendido en primera instancia se valora que la mejor atención se recibirá en otro centro. Algo semejante sucede con el viaje de vuelta a nuestro hogar, si es que aún nos encontramos en mal estado para regresar por los medios de transporte ordinarios.

La convalecencia en un hotel

Es posible que nos den el alta hospitalaria, pero que sea desaconsejable iniciar el viaje de vuelta. Por ejemplo, nos recomiendan que no nos subamos a un avión durante unos días porque nos podría afectar los cambios de presión, el tiempo de inmovilidad, etc. En ese caso, es conveniente que nuestro seguro de hogar cubra los gastos de hotel durante unos días, hasta que podamos recuperarnos para el viaje.

La repatriación de cadáveres

Un fallecimiento en pleno viaje es un momento muy duro de afrontar para los seres queridos. En general, lo deseable es que el cadáver regrese lo antes posible, pero eso supone unos gastos que también conviene tener cubiertos y que, en algunas ocasiones, también están cubiertos por el seguro de hogar.

Evidentemente, todas estas coberturas dependen de las pólizas suscritas por el asegurado. Por eso, nunca está de más revisar nuestro seguro de hogar y el alcance de todas las coberturas para comprobar que cubre todas estas situaciones.

En Seguros de Tú a Tú | Cinco trucos infalibles para viajar barato con tus amigos