¿Influye el color del coche en mi seguro?

A fuerza de repetirlas, hay mentiras que parecen verdades. Una de esas frases hechas es la que asegura que si te compras un coche de color blanco pagarás menos al seguro. Pero esta afirmación, igual que la del cocodrilo que sale de las alcantarillas, es falsa, puede que incluso un poco más que la historia del reptil. El color de tu vehículo no influye en el precio de tu seguro.

Dicho esto, puede que lo que saliera de las alcantarilla fuera un lagarto muy grande y sí, el color de tu coche tiene algo que ver con tu seguridad al volante y de ahí puede que venga la 'leyenda'. La razón de que el color influya en tu seguridad al volante es sencilla: hay colores que se ven más que otros en cualquier parte y en la carretera también, donde ser visibles es un plus. Todos sabemos que el color negro, por ejemplo, absorbe mucha luz y es el menos visible por las noches, mientras que si es blanco lo que ocurre es todo lo contrario. Si bien no hay olvidar que en la visibilidad del vehículo también influye la carretera por la que circulemos.

Esta es una de las teorías en torno al color de los automóviles. Otra apunta a que el color que elegimos en un vehículo tiene que ver con cómo somos, si somos agresivos, si somos prudentes… incluso con nuestra edad. Una personalidad que se refleja en la manera en que conducimos y aquí entran también en juego las posibilidades que tenemos de sufrir un accidente. Los datos apuntan que las personas jóvenes eligen colores más llamativos para sus automóviles, mientras que las personas de mayor edad se decantan por colores más oscuros. Y basta con darse una vuelta para ver que los jóvenes son los que conducen coches más potentes y deportivos.

Lo que sí influye en tu seguro de coche

El color no, pero lo que sí que determinará el coste de tu seguro del vehículo será tu edad, las características del vehículo y tu historial como conductor. Si eres un conductor joven, sobre todo si eres novel, tu seguro de coche será más caro que el de alguien con más años al que se le supone experiencia. Un estudio del portal Kelisto señala que un conductor de 18 años llega a pagar hasta un 145% más que uno de 40 años por el seguro de su vehículo. Está claro que las condiciones para los conductores noveles son algo distintas a las del resto.​​

Más allá de nuestra edad, lo que tiene en cuenta la aseguradora es nuestro historial como conductores, si hemos tenido accidentes o si nos han quitado puntos. Otra de las cosas que influirá de manera determinante en el precio de nuestro seguro de coche serán las características del vehículo, cuál es su equipamiento y cuál es la potencia del motor. También hay otros puntos que pueden tener en cuenta, como tu profesión, estado civil, la localidad de residencia y hasta si el coche duerme en garaje o no.

Merece la pena pensarse dos veces el color del coche, pero no pensando en la prima del seguro sino en nuestra seguridad y, sobre todo, en nuestro bolsillo. Porque donde sí que influye el color del vehículo es en el concesionario, dado que el precio de tu coche dependerá del color que elijas y también del tipo de pintura. A saber, los metalizados son más caros, y los blancos, los más baratos.

En Seguros de tú a tú: ¿A nombre de quién contrato el seguro del coche de familia?, Encuentra las diferencias: franquicia y período de carencia​