¿Has hecho ya tu Declaración de la Renta 2014?

La campaña de la Renta 2014 acaba de inaugurarse, lo que significa que toca prepararse y recopilar la documentación y herramientas necesarias para hacer la declaración del IRPF. En esta ocasión, no hay grandes novedades, siendo estos los principales puntos que se deben conocer para su realización:

¿Quién está obligado a presentar la Declaración de la Renta?

Están obligadas a declarar todas las personas que superen los 22.000 euros de ingresos anuales procedentes de un único pagador. En caso de tener más de un pagador, se mantiene este límite si la suma de todos los pagadores secundarios no alcanza los 1.500 euros; en caso contrario, el límite desciende a los 11.200 euros.

Es interesante que las personas que no están obligadas a presentar la declaración de la renta hagan, al menos, una simulación. El motivo es que puede existir alguna retención o deducción que haga que el resultado de la declaración salga a devolver y obtengan de esta manera un ingreso extra con el que no contaban.

¿Qué se necesita para presentar la Declaración de la Renta?

La Declaración de la Renta se puede presentar partiendo del borrador que genera la Agencia Tributaria, en base a la información que dispone en sus sistemas y que viene siendo un ensayo del cálculo de la declaración, que el contribuyente debe revisar y confirmar, o bien modificar con las correcciones oportunas añadiendo la información extra necesaria. Por ejemplo, la correspondiente a gastos deducibles como el pago de colegios profesionales, cuotas a sindicatos o información sobre la situación personal y familiar como los datos relativos a un hijo nacido en el ejercicio de la declaración.

El contribuyente también puede calcular su declaración desde cero. Quien pueda optar por esta solución debe hacerlo a través del Programa PADRE, que es el software gratuito que la Agencia Tributaria pone a disposición en su web para el cálculo de la declaración paso a paso, indicando manualmente la situación personal, los ingresos y los gastos de cada apartado. Hay que tener en cuenta que el Programa PADRE se actualiza para cada campaña para incorporar los cambios que tienen lugar cada año, por lo que no sirve de nada calcular la declaración con una versión de años anteriores.

Una vez que se disponga de la declaración revisada, hay que realizar el trámite de presentación de la declaración a la AEAT, a través de alguno de los canales autorizados: son el canal presencial, pidiendo cita previamente en alguna de las oficinas de la Agencia Tributaria repartidas por toda España; el canal telefónico, a través del teléfono del servicio de atención al contribuyente; o por Internet.

En determinados casos, también se puede presentar la declaración de la renta a través de algunas entidades financieras, bien en sus oficinas, en su sistema de banca electrónica o en cajeros automáticos.

¿Hago la declaración de la renta sólo o pido la ayuda de un profesional?

Muchas personas no cuentan con un esquema de ingresos y gastos demasiado complejo, por lo que en su caso es bastante probable que su Borrador de la Declaración de la Renta no haya que tocarlo y los datos de partida sean los definitivos en su presentación. Sin embargo, hay que tener presente que es obligación del contribuyente revisar el borrador y presentar una declaración de la renta veraz y acorde con su situación fiscal.

En caso de que el borrador contenga algún dato incorrecto o que se haya omitido, debe ser subsanado. En caso contrario, si se presenta una declaración incorrecta y la agencia abre una investigación, la responsabilidad será del contribuyente. Hay campañas en las que se detectan errores en el cálculo de algunos borradores, por una aplicación incorrecta de una deducción o por algún fallo informático, por lo que siempre hay que revisarlo y, en caso de duda, consultar con alguien experto para aclararla.

¿Y si tengo alguna duda?

La Agencia Tributaria pone a disposición de los contribuyentes su servicio de ayuda por teléfono y su servicio de ayuda a través de la web. Si no fuera suficiente, existen multitud de servicios de ayuda a la presentación de la declaración, que por unos pocos euros también pueden ayudar a ahorrar gracias a su experiencia.

Se cuentan por millones el número de contribuyentes que están llamados a presentar la declaración entre abril y junio de este año, muchos de los cuales necesitarán ayuda para no tener problemas a la hora de completarla.​