Guía para saber si tienes todos tus seguros al día

Tener todos los seguros al día es importante para evitar que en caso de siniestro​ surjan sorpresas desagradables o malentendidos. Desde que se contrata una póliza, las circunstancias del contrato pueden haber cambiado y, por tanto, es posible que algunas cláusulas pactadas puedan hacer que el resultado en caso de siniestro sea diferente a lo esperado.

Para ayudarte a evitar situaciones comprometidas, a continuación, te presentamos una guía para saber si tienes todos tus seguros al día:

Seguro del hogar

En el seguro del hogar es importante revisar varias cosas. Lo primero es que la dirección del domicilio es correcta, ya que puede cambiar en caso de mudanza. A continuación, lo más importante es revisar los valores cubiertos en caso de siniestro, para ver si se corresponden con el valor real asegurado, ya que el capital máximo asegurado representa la indemnización máximaa percibir en el caso de siniestro.

Por ejemplo, en el seguro del contenido de la vivienda hay que revisar si el valor del inventario facilitado en su día a la compañía de seguros para firmar la póliza está actualizado. En caso de que no lo estuviera, hay que valorar la diferencia y en caso de que sea sustancial, hay que ponerse en contacto con la compañía para actualizarlo. En el caso del seguro del continente, hay que valorar si en la vivienda se han realizado obras y reformas que la hagan aumentar de valor y, por tanto, obliguen a actualizar el seguro para dar una respuesta al valor del bien asegurado.

En caso de no actualizar los valores asegurados, en ambos tipos de seguros podría suceder lo que se llama una situación de infraseguro, lo que significa que en caso de siniestro el beneficiario recibiría una cantidad ajustada al valor real del seguro, basada en el valor del inventario o la vivienda. Y a la inversa, si el valor asegurado es mayor al valor real, estaremos pagando una prima mayor innecesariamente.

Seguro del coche

Cuando se compra un coche a veces pasa que se contrata el seguro obligatorio del automóvil y luego se renueva cada año sin prestarle demasiada atención a la póliza un año tras otro, fijándose más en el precio. Cuando disminuye el precio del seguro, puede ser porque se consiguen bonificaciones o también porque se reducen los riesgos cubiertos y las compensaciones a las que se tienen derecho en caso de siniestro.

Por tanto, el seguro del coche hay que revisarlo para conocer con detalle los detalles de los riesgos cubiertos y las compensaciones pactadas en la póliza. Además, cuando se incorpora un nuevo conductor en la familia, hay que ver lo que contempla la póliza al respecto y actuar en consecuencia (añadirlo como conductor adicional, ocasional, etc.). En algunos casos, es posible que haya que pagar un poco más por el seguro cada año, en función del perfil del nuevo conductor a añadir.

También puede suceder al contrario, que el conductor cumplida una edad deje de ser un perfil de riesgo y, por tanto, la póliza salga más barata.

Seguro de vida

En los seguros de vida, conviene repasar la póliza también para valorar si los capitales cubiertos están actualizados y responden a las expectativas de vida que podría tener el beneficiario en caso de fallecimiento del asegurado.

Además, cada cierto tiempo conviene revisar los hechos asegurados para valorar si tienen sentido con nuestro perfil de riesgo actual. Por ejemplo, en caso de disponer de un seguro de vida adicional como compensación por trabajar en una empresa, se puede ajustar el capital a la baja para pagar menos por el seguro personal y así conseguir que los dos seguros se complementen y se pague una buena compensación en caso de siniestro.

Seguro de autónomos

El seguro de autónomos ayuda a cubrir los riesgos que ponen en peligro la actividad del trabajador por cuenta propia. Ser tu propio jefe es algo que mucha gente desea, pero eso significa que hay que estar preparado para que los accidentes y las enfermedades no sean un problema.

Cada cierto tiempo hay que revisar la póliza del seguro de autónomo y comprobar que están cubiertos todos los riesgos de la actividad. El negocio cambia con el tiempo y el seguro debe adaptarse para cubrir los más importantes. Hay que tener cuidado con no hacer este seguimiento, dado que podrían no estar cubiertos todos los riesgos que el profesional piensa y en caso de siniestro, verse en un grave problema.

Seguro de salud

El seguro de salud es uno de los que también conviene revisar para conocer bien el alcance de la póliza y saber qué riesgos se tienen cubiertos. Muchas veces pasa mucho tiempo entre que se contrata el seguro de salud y se necesita para una prestación importante, más​ allá de un tema leve, como una gripe, olvidando el asegurado que puede tener derecho a prestaciones como una segunda opinión en un centro de referencia mundial, a la devolución de gastos en medicamentos y de consulta médica, entre otras.

Por tanto, el seguro de salud, al igual que el resto de seguros, es otro de los que necesitas revisar y si no lo has hecho en los últimos seis meses…¡vuela!

Revisiones adicionales de los seguros

Para completar la revisión de un seguro, no basta con revisar la póliza y ajustar algún parámetro. También hay que revisar los pagos realizados y comprobar que todos se han llevado a cabo según el plan establecido.

Si no se está al corriente del pago de un seguro, podría perderse el derecho a una compensación en caso de siniestro, por lo que ante la duda o un impago, lo mejor es contactar con la compañía para aclarar la situación y evitar malentendidos.

En Seguros de tú a tú | Seguros obligatorios: ¿qué tengo que asegurar por ley?​