Estos son los momentos en los que te interesará asegurar un gadget

Tags:

Al comprar un smartphone, una televisión, un tablet u otros dispositivos, muchas veces se ofrece al cliente la posibilidad de contratar un seguro para gadgets. El objetivo es protegerlo contra el riesgo de rotura por accidente, robo, extravío y otros problemas que harían que el dinero invertido en él se esfumara de un plumazo.

Este seguro suele ofrecerse como un argumento de venta o para que lo pueda usar con tranquilidad cuando ya se ha decidido a comprar. Sin embargo, no siempre resulta fácil decidirse y surge la duda de si merece la pena o no contratarlo. Entonces, ¿Cuándo interesa contratar un seguro para un gadget?

¿Qué ofrecen los seguros de gadgets?

Los seguros de gadgets buscan tranquilizar a sus propietarios para que los puedan usar sin preocupaciones, compensándoles en caso de siniestro. Los riesgos cubiertos dependerán de cada producto de seguro, pudiendo abarcar desde la rotura, el robo, la avería por inmersión en agua o incluso el uso fraudulento.

Siempre hay que leer bien la póliza de un seguro de gadgets para confirmar las coberturas y aclarar cualquier duda que pueda existir. Por ejemplo, no es lo mismo que el seguro cubra el riesgo de robo (sustracción del terminal con violencia) que el de hurto (sustracción sin violencia), siendo éste uno de los puntos que genera más confusión a los asegurados.

A cambio de estas coberturas, se pide al usuario el pago de una prima anual​, como en cualquier otro seguro, que suele renovarse automáticamente, salvo indicación en contrario por parte del asegurado.

¿Cuándo compensa contratar el seguro de un gadget?

Contratar el seguro de un gadget merecerá la pena en función del gadget que se trate y de las coberturas que ofrezca la póliza. Si se trata de un aparato cuyo precio supone un importante esfuerzo económico, con más mimo habrá que analizar la posibilidad de contratar un seguro.

Por ejemplo, en el caso de una compra de un móvil de última generación, es fácil que su precio de venta oscile entre los 600 y los 900 euros, y hay seguros que se ofrecen al comprador para cubrir el riesgo de rotura de la pantalla, de robo del terminal o la inmersión en agua, entre otros riesgos. En este caso, la conveniencia de contratar el seguro dependerá del valor del móvil y del precio del seguro, así como de la exposición al riesgo que tenga el comprador. Por ejemplo, si hay niños en el hogar o si se practican deportes con el smartphone, seguro que ese riesgo de rotura es mayor que si se le da un uso en entornos más tranquilos.

Otro momento interesante para recurrir a un seguro para un gadget es cuando se paga el dispositivo recurriendo a financiación. El seguro puede ser una solución en caso de que el teléfono sufra algún contratiempo que lo deja inutilizado mientras se está pagando a plazos. Por ejemplo, si se rompe el teléfono a los 10 meses de comprarlo y restan aún 14 pagos con la financiera, seguro que sería un grave contratiempo tener que pagar los plazos del terminal, no poder disponer de él por la rotura y tener que comprar otro.

¿Hay alternativas de seguros para tener los gadgets a salvo de problemas?

Como alternativa al seguro de un gadget, muchas veces podemos recurrir al seguro del hogar. Muchas pólizas de seguros del hogar contienen coberturas para compensar al asegurado en caso de un accidente que provoque una rotura de un aparato electrónico, que no necesariamente tiene que producirse dentro del hogar.

Si se echan cuentas, es bastante fácil que el coste del seguro del hogar compense frente a la alternativa de contratar seguros de gadgets individuales. Sumando los de todos los de la casa, seguro que merece la pena, al menos, para estar tranquilos en caso de que uno de nuestros dispositivos sufra un percance.

En Seguros de Tú a Tú | Los alquilados también pueden contratar un seguro del hogar (y probablemente les convenga)​​