Esto es todo lo que podría salir mal en una boda y que podrías evitar con un seguro

Una boda es un gran evento para una pareja y su organización requiere un gran esfuerzo, sobre todo desde el plano económico. Para que todo salga bien, existe el seguro de boda, que es un producto que tiene como objetivo ayudar a los novios a preocuparse de la celebración y ser felices en su día, en lugar de gestionar soluciones de urgencia si las cosas no salen según lo previsto.

A continuación, te contamos los riesgos que habitualmente cubren los seguros de boda y cómo pueden ayudar a la pareja de novios. 

Riesgos cubiertos por un seguro de boda

Gastos de reorganización

Nunca se sabe cuando puede surgir un problema que obligue a la reorganización de una boda. Un evento meteorológico extremo, la indisposición de alguno de los novios o personas clave de la ceremonia, un problema con el transporte o con la comida, un fallo eléctrico o cualquier otro inconveniente inesperado que pueda surgir y que dé al traste en el último momento con todo el esfuerzo para que el plan saliera perfecto.

Gastos de cancelación del evento

Las cancelaciones de bodas suceden y, del que se espera sea uno de los mejores días en la vida de los novios, es posible cruzar al otro extremo y que estos tengan que pasar el mal trago de cancelar su boda para aplicar un plan B inesperado. Si por algún motivo hay que hacerlo, un seguro de boda puede ser la ayuda perfecta para que los novios puedan hacer frente a los gastos comprometidos con el lugar de la ceremonia, el banquete y otros que harán aún más difícil superar el momento.

Vestidos

Los gastos de vestuario de una boda suelen ser cuantiosos, por lo que asegurar la vestimenta que en un día tan especial lucirán la novia y el novio ayudará a garantizar que la fiesta transcurra según lo previsto y compensará a la pareja en caso de que surja cualquier contratiempo. 

Devolución de regalos

Es tradicional que los regalos de boda se entreguen antes de la ceremonia a la pareja que se casa. En caso de que la boda se cancele, es un problema importante el hecho de que algunos regalos tengan que ser devueltos una vez usados, y que puedan causar un gran trastorno a novios e invitados. Con un seguro de boda, este problema queda resuelto y los regalos pueden ser devueltos o recibir una compensación equivalente cuando no sea posible.

Pérdida o accidente con elementos clave

En una boda, hay una serie de elementos clave que no pueden faltar. La tarta, los anillos, el transporte de los novios, el reportaje de fotografía y vídeo, entre otros, son imprescindibles para que todo transcurra según lo previsto en el guión de una boda feliz. Así, si se pierden los anillos, si la tarta no aparece o se estropea en el último momento, si el transporte contratado no llega o si falla el fotógrafo​ a la hora de entregar el reportaje de fotos y vídeo, los novios recibirán una compensación con la que puedan paliar el inconveniente sufrido.

Quiebra de proveedores

No hay peor cosa que recibir la mala noticia que un proveedor de tu boda ha quebrado y que esta situación provocará un serio problema porque, además de que falte un elemento clave, no se podrá reclamar el dinero a corto plazo y habrá que aumentar el presupuesto. Para estas situaciones, el seguro de boda es la solución perfecta, ya que ofrece soluciones cuando un proveedor no puede cumplir con la misión que se le ha encomendado.

Seguro de viaje para la luna de miel

Por último, un seguro de boda ayuda a que los novios viajen seguros, al cubrir cualquier contingencia que pueda surgir durante la luna de miel. Si hay un problema con las maletas, si el hotel dice que no tiene habitaciones disponibles o un vuelo no transcurre según el plan esperado, un seguro de boda puede ayudar a reconducir la situación y compensar a los novios para que la luna de miel no se transforme en un via crucis.

En conclusión, casarse seguro es la opción más inteligente. El seguro de boda permite que la pareja se preocupe de todo lo relativo a la celebración del que será uno de los mejores días de su vida, aportando soluciones cuando las cosas no salen según lo previsto.

En Seguros de Tú a Tú | ¿Cuándo compensa asegurar un viaje?​​