¿Es lo mismo productividad que competitividad?

Productividad y competitividad son términos cercanos, tanto que en términos coloquiales se suelen emplear como si fuesen sinónimos, aunque en realidad no lo son.

Qué es la competitividad

Este término define cuál es nuestra capacidad para competir, para atraer y retener clientes, así como para superar a otras empresas que producen el mismo bien o servicio. 

Además de aplicarse directamente sobre las empresas, este término también tiene sentido cuando se refiere a los países. En este sentido, la competitividad pretende captar lo preparado que está un país para aprovechar las oportunidades del comercio exterior.

Ventajas y beneficios de la competitividad

La competitividad se relaciona con la posibilidad de sobrevivir, crecer y superar dificultades con éxito. Las empresas y países más competitivos son capaces de obtener beneficios, generar empleo y satisfacer las necesidades de los consumidores de una forma sostenible en el tiempo. 

Qué es la productividad

La productividad se puede medir de muchas formas, pero todas ponen en relación la producción alcanzada con los medios empleados para lograrla. Una empresa o un país son más productivos si son capaces de producir más con los mismos medios o lo mismo empleando menos recursos. Por otro lado, no solamente nos interesan las unidades que se producen, sino su valor.

Ventajas y beneficios de la productividad

La productividad es uno de los pilares sobre los que se asienta la competitividad. Su incremento permite que los que han participado en el proceso de producción reciban mejores remuneraciones.

A nivel de la economía de un país, el incremento de la productividad del trabajo es una de las fuentes del crecimiento, junto con el del empleo. Sin embargo, a largo plazo, la productividad tiene una importancia superior. Además, es un elemento muy importante en la evolución de los salarios, las cotizaciones a la Seguridad Social y el futuro de las pensiones.

Qué tenemos que tener en cuenta al comparar

Al realizar comparaciones de competitividad, la productividad es un factor clave. Cuanto más productivos somos, en menores costes incurriremos y, por tanto, mejores precios se podrán ofrecer.

Sin embargo, no todo es la productividad y el empleo de la mínima cantidad de recursos. También es importante el precio pagado por ellos, porque influye en los costes. Así, por ejemplo, un crecimiento muy elevado de los salarios puede hacer peligrar la competitividad.

También es muy importante la calidad de la producción que se efectúa, como uno de los motores que impulsa la demanda de nuestros productos.
Y cuando lo que se comparan son distintos países, también hay que tener en cuenta la evolución de los tipos de cambio de las monedas de los principales socios comerciales. Cuando nuestra moneda pierde valor, nuestros productos se abaratan, lo que les hace más competitivos.

Principales diferencias entre competitividad y productividad

Como vemos, la productividad es uno de los determinantes de la competitividad. Por eso, para ser más competitivos tenemos que realizar inversiones, formarnos, buscar la mejor motivación, encontrar un marco jurídico e institucional adecuado, innovar, etc. Todo ello debe facilitar la reducción de costes y el aumento de la calidad de nuestros productos.

Pero la competitividad va un paso más allá, al relacionar la evolución de todos estos factores con lo que sucede en otras empresas o países. Hay que mejorar y, además, hacerlo más deprisa que otros.

En Seguros de Tú a Tú | ¿En qué consiste el absentismo laboral y cuáles son sus principales problemas?