¿Es el seguro de hogar para siempre?

Cuando se contrata un seguro del hogar, siempre se hace con la mejor intención, que es la de cubrir los riesgos que pueden poner en peligro la vivienda y los enseres personales, unos bienes muy importantes y preciados para cualquier familia. Al principio, dadas las exigencias requeridas en el proceso de contratación, se dedica un tiempo a pensar las coberturas que mejor se adaptan al caso particular y a elaborar un inventario que permita dimensionar el valor de los bienes asegurados.​

Con el paso del tiempo, es habitual que el seguro de hogar se vaya renovando año a año, ajustando el importe de la prima, pero dejando de lado algo tan importante como la actualización de la cobertura por las variaciones que vayan surgiendo.

Factores por los que debes revisar tu seguro del hogar cada año

El seguro del hogar debe revisarse cada año para valorar posibles cambios en el contenido y el continente que hagan necesaria una actualización de la póliza. Esto sucede, por ejemplo, cuando se hace una reforma en la vivienda y su valor cambia sensiblemente (se renueva el interior de la vivienda, aumentando el valor); también cuando se incorporan nuevos elementos relevantes al inventario, como joyas o electrodomésticos de alto valor.​​


Si el capital asegurado se mantiene constante pero el valor de los bienes asegurados se incrementa considerablemente y sucede un siniestro​, el asegurado tiene un problema porque puede incurrir en una situación de infraseguro. El infraseguro sucede cuando el asegurado paga la prima por un seguro con cobertura de bienes valorados en una cantidad, pero realmente el valor del inventario de estos bienes es mayor porque se han revalorizado o se han incorporado elementos nuevos que incrementan el valor total. 

La consecuencia principal de una ​situación de este tipo es que el asegurado recibirá una compensación menor en caso de siniestro, si acontece un siniestro parcial, la indemnización será el resultado de multiplicar el valor del daño por la proporción entre el capital asegurado y el valor real de los bienes (esto se conoce como la regla de proporcionalidad). Cuando el siniestro es total, el asegurador indemnizará la suma asegurada, que en este caso es inferior al valor del interés asegurado.

Por tanto, para evitar la situación de infraseguro conviene que antes de renovar la póliza cada año, se revise el inventario, actualizando la valoración y comunicando a la compañía de seguros cualquier variación que pudiera haber o duda que se tenga. Así, se evitará un disgusto doble, de padecer un siniestro en el hogar y recibir una compensación menor de la esperada, pero justa.

Además, otro motivo por el que es fundamental revisar el seguro es que puede que algún nuevo elemento que se incorpore al hogar no esté cubierto bajo la cobertura de la póliza contratada. Por ejemplo,  esto sucede en el caso de joyas u obras de arte, que algunas pólizas excluyen expresamente por ser bienes difíciles de tasar o de muy alto valor, que supondrían un encarecimiento importante de la prima.

En definitiva, si todavía te preguntas si el seguro de hogar es para siempre, la respuesta es no. Y, como cualquier tipo de seguro, necesita ser revisado y actualizado. ¿Tienes tu seguro del hogar al día o hace años que no revisas el inventario?

En Seguros de tú a tú | Guía para saber si tienes todos tus seguros al día​​​