¿En qué gastamos los españoles? Esto es lo que dice la Encuesta de Presupuestos Familiares

​La Encuesta de Presupuestos Familiares es una de las encuestas más antiguas de las que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE) y, a pesar de ser desconocida por muchos, tiene una gran utilidad. Como su propio nombre indica, proporciona información sobre el tipo destino de los gastos de consumo, pero también sobre diversas características relativas a las condiciones de vida de los hogares. Aunque ha variado mucho en el tiempo desde su creación en 1958, especialmente en cuanto a la metodología o periodicidad en la presentación de los resultados, su utilidad no ha dejado de aumentar.

Objetivos de la encuesta

La Encuesta de Presupuestos Familiares se realiza con periodicidad anual con una muestra que estudia cerca de 24.000 viviendas. La última, presentada en el año 2016, refleja los datos del 2015. Gracias a ella, conocemos información imprescindible para las estimaciones sobre el gasto en consumo de los hogares de la Contabilidad Nacional y también para la actualización de ponderaciones del Índice de Precios de Consumo (Por ejemplo, los gastos de educación suponen un 1,68% y los de alimentación y bebidas no alcohólicas un 19,77%).

Además de ayudarnos a calcular las ponderaciones del IPC, nos proporciona información interesante tanto para el Estado (consumo privado para la Contabilidad Nacional), como para las empresas, por la riqueza de datos sobre el consumo y hábitos. 

Entre ellas, por ejemplo, tenemos acceso a cualquier variable relacionada con el gasto, total o medio, sus tasas de variación, estructuras de consumo (tipo de hogar) o estimación de consumo en cantidad físicas y todo ello a nivel nacional y comunidades autónomas. También pone nuestra disposición  indicadores sociales muy importantes en campos de preocupación social (equipamiento, vivienda, nutrición, sanidad, enseñanza o turismo).

¿En qué gastan los españoles?

La última Encuesta de Presupuestos Familiares publicada por el INE, correspondiente a 2016, nos refleja que casi un tercio de lo que gastamos se destina en vivienda, agua, electricidad y combustibles, con un gasto medio de 8.710 euros, o lo que es lo mismo, un 31,8% del presupuesto total del hogar.

La relación de uso de vehículos y momentos de crisis o menores ingresos es enorme. Es una partida que ha subido en gasto en los últimos datos del 2015, lo que demuestra su sensibilidad a las circunstancias económicas y a la variación del precio de los combustibles. En concreto, los gastos en carburantes y lubricantes suponen 4,3% del presupuesto de las familias, al que sumar otro 2,2% que se destina a mantenimiento y reparaciones de vehículos.

Respecto a la alimentación, los españoles dedicaron 4.125 euros anuales de media, el 15,1% del presupuesto. Los hábitos alimenticios también quedan claros gracias a esta encuesta: en carne nos gastamos el 3,6% del gasto total; pan y cereales, el 2,3%; leche, queso y huevos, el 1,8%; y pescado, el 1,8%.

En relación a la evolución de los precios, la hostelería se incrementó un 9,1% respecto a 2014, especialmente por el aumento de comidas y bebidas fuera del hogar, que se incrementaron un 9,6%. La partida dedicada a ocio, espectáculos y cultura también subió un 3,9% (60 euros anuales más), especialmente motivada por el incremento en vacaciones con todo incluido (6,8% más) y artículos y equipamientos recreativos (6% más). También se ha mejorado los gastos relacionados con el mobiliario y equipamiento de la vivienda en el que los españoles hemos gastado 65 euros más que en el año anterior.

En Seguros de tú a tú | Los precios suben y bajan pero, ¿qué le conviene a tu bolsillo y qué a la economía del país?