¿En qué consiste el absentismo laboral y cuáles son sus principales problemas?

​Una de las cuestiones que más preocupación suscita en todas las empresas es el absentismo laboral, entendido este como toda ausencia de un empleado a su puesto de trabajo durante un día laborable y dentro de la jornada legal de trabajo. El absentismo es una fuente de costes inagotable, que incluso puede poner en riesgo la propia viabilidad de la empresa.​

¿Qué tipos de absentismo existen?

​​Dentro de las circunstancias que se consideran absentismo, cabe distinguir entres tres tipos, fundamentalmente:

  • ​Absentismo previsible y justificado, entendido como aquel que puede ser controlado porque la empresa está informada previamente de esta asusencia. Entre ellos, podemos citar los permisos legales retribuidos, las enfermedades comunes con baja de incapacidad laboral transitoria, accidentes de trabajo con baja laboral o los permisos retribuidos para asuntos personales, entre otros.

  • Absentismo no previsible y sin justificación que suponen un abandono del puesto de trabajo sin que exista ninguna autorización por parte de la empresa.

  • Absentismo presencial, en el que el empleado acude al puesto de trabajo, pero utiliza su tiempo para tareas que no son propias de la actividad laboral que realiza.

​​¿Cómo se calcula el absentismo?

Una vez conocidas las circunstancias por las que un empleado se ausenta de su puesto de trabajo, ya sea física o funcionalmente, tenemos los datos para calcular la conocida como tasa de absentismov o el índice de absentismo laboral (IAL), que no es más que el cociente entre el número total de horas de absentismo dividido entre el número total de horas trabajadas, y multiplicado por 100 para calcular la tasa en tanto por ciento. Matemáticamente:

IAL = (Nº total de horas de absentismo / Nº total horas trabajadas) x 100

​​​Para hacernos una idea de lo que supone este índice, el IAL de España en el último año se cifró en el 4,7% según un estudio de Adecco​. Esto significa que de cada 1.000 horas que deberían haber realizado el conjunto de trabajadores españoles, 47 dejaron de hacerse.

¿Qué problemas puede presentar?

​​El mayor problema del absentismo laboral es, sin duda, el de los costes que tiene que asumir la empresa, tanto los costes directos relacionados con permisos retribuidos, como las vacaciones, las visitas al médico, las ausencias justificadas, etc. como aquellos que no son ​perceptibles de forma directa, como la pérdida de productividad que sufre la empresa como consecuencia de la ausencia de uno de sus trabajadores. Y no es un asunto baladí, ya que en 2015 se perdieron en España más de 61.300 millones por culpa del absentismo laboral.

Pero, además, existe un componente psicológico relacionado con el absentismo. Según una encuesta del Ministerio de Trabajo​, más de la mitad del absentismo laboral está relacionado con el estrés. De acuerdo con esta afirmación, el absentismo puede reducir la productividad futura de los trabajadores si no se gestiona de manera adecuada.

En definitiva, el absentismo laboral es uno de los mayores problemas laborales. De su correcta gestión dependerá, en parte, la viabilidad futura de la empresa.

En Seguros de Tú a Tú | Nueve errores demasiado frecuentes a la hora de redactar un CV​​