El dilema del prisionero, ¿serías capaz de cooperar con tu peor enemigo?

Tags:

Es tu peor enemigo, pero míralo dos veces. Aunque cruzarte con él sea lo peor que te ha sucedido en la vida, haz de tripas corazón y piensa que no es para tanto, porque cooperar con él puede ser la decisión más acertada que tomes nunca. Suena raro, pero aquí están las matemáticas y la teoría de los juegos para que te tomes en serio esta recomendación.

En concreto, el dilema del prisionero, un problema de la teoría de los juegos que viene a demostrar que el punto de equilibrio se alcanza siempre si ambas partes (ambos jugadores) cooperan, ya te toque hacerlo con el mismísimo diablo. La teoría se plantea de esta forma: imagina dos delincuentes que atracan un banco, por ejemplo, Juan y Mateo. Ambos son atrapados por la policía que, a pesar de sospechar de ellos, no tiene pruebas para mandarlos a la cárcel. Los aíslan en la sala de interrogatorios y, cada uno por su lado, son interrogados por los agentes.

Los policías les plantean a ambos las mismas posibilidades. Si ninguno de ellos delata al otro percibirán una condena de soólo dos años cada uno; si uno delata al otro, el que delata reducirá su condena al mínimo, a un año, mientras que al que delata le aumentaría la condena a un máximo de 10 años si él a su vez mantiene la boca callada. Por último, si ambos deciden delatarse mutuamente recibirán una condena de seis años.

tabla_dilema_prisioneros.png

Está claro que la mejor situación posible se alcanza si deciden colaborar entre ellos y no delatarse. Pero así, en frío, es fácil decidir. Lo normal es que cada uno tome la que considera la mejor decisión para él mismo y no la mejor para el bien común. Es decir, que ambos acabarán obteniendo la peor de las consecuencias, los seis años de cárcel, aunque podrían haber salido en dos años si hubieran colaborado.

Para aquellos que quieran creer en la bondad de las personas veamos el ejemplo real de un profesor de la universidad de Maryland. Este profesor lleva desde 2008 poniendo una pregunta 'trampa' en su examen. En ella, da a elegir a sus alumnos la posibilidad de sumar dos o seis puntos extra a su nota, pero con una condición: si más del 10% de la clase elige sumar seis puntos entonces nadie sumará ninguno. Y sí, al final, nadie suma ni uno.

El dilema del prisionero en el mundo empresarial

El dilema del prisionero se nos puede presentar en muchos más lugares que un simple examen. Es más, es bastante común en la economía, sobre todo, en el mundo empresarial. Dos empresas que compiten entre sí pueden también beneficiarse si cooperan y mejorar su posición en el mercado, siempre respetando los principios de libre competencia y sin ejercer una posición dominante en el mercado​, incluso puede que la colaboración sea la única salida que les quede si quieren seguir creciendo en el mercado. La cooperación supondría la creación de sinergias que pueden beneficiar a ambas para alcanzar un mayor rendimiento y beneficio del que tendrían si actuaran por separado. Pero si una acaba por traicionar a la otra ocurriría lo contrario y ambas podrían salir perjudicadas

Colaborar nunca ha sido sencillo pero será aún mucho más difícil si lo tenemos que hacer con nuestro contrario. Hay muchas situaciones en las que aplicar esta teoría pero muy pocas en las que se llega a alcanzar el punto de equilibrio. Colaborar siempre es la mejor opción pero, ¿serías capaz de hacerlo?

En Seguros de Tú a Tú | La importancia de la educación financiera desde la infancia, Si quiero hacerme rico, ¿debo jugar a la lotería?​