El desayuno, la comida más importante del día. Cinco beneficios para nuestro cuerpo de esta práctica saludable

​Que el desayuno es la comida más importante del día es una afirmación que todo el mundo asume como válida y que numerosos estudios avalan. Contribuye a mantener el equilibrio nutricional a lo largo del día, además de prevenir problemas de sobrepeso y obesidad. Por esta razón, muchos expertos siguen insistiendo en la importancia de esta comida.

Sin embargo, todavía hay muchas personas que por diversas circunstancias (en muchos casos poco justificadas), han eliminado el desayuno de sus dietas. Por esta razón, os dejamos con cinco beneficios reales que tiene el desayuno sobre nuestras vidas, para que las prisas no te impidan disfrutar del verdadero placer que supone tomarte un tentempié a primera hora del día.


Contribuye a mejorar nuestra masa muscular

Los expertos explican que comenzar el día con una buena comida contribuye a mantener y mejorar nuestra masa muscular, al dotar al músculo de energía desde los primeros momentos del día. Esta circunstancia se hace cada vez más esencial conforme vamos envejeciendo, pues se produce lo que se conoce como sarcopenia, la pérdida degenerativa de masa muscular por llevar una vida sedentaria.

Mejora nuestro rendimiento deportivo

Si la práctica del ejercicio deportivo no se combina con una alimentación adecuada puede provocar pérdida del tejido muscular, con todas las consecuencias que esto tiene, y afectar al rendimiento deportivo. Evidentemente, cuanta más energía aportemos las primeras horas del día, menos probabilidad habrá que suframos lesiones que nos impidan hacer deporte.

Mantiene activo nuestro metabolismo

Existe una creencia generalizada de que comer provoca aumento automático de peso y que, por tanto, no desayunar contribuye a este fin. Sin embargo, el modo ahorro provocado por la escasez de nutrientes que provoca una acumulación de calorías que hace que engordemos. Desayunar activa nuestro metabolismo, evitando la acumulación de grasas.

Mejora nuestra concentración

Según alertan la mayoría de expertos, omitir el desayuno a primera hora del día puede tener una serie de consecuencias negativas sobre nuestro organismo a medio y largo plazo. No desayunar hace que nuestros niveles de glucosa en sangre desciendan, provocando hipoglucemia, de modo que el organismo busca fuentes de energía alternativa que conducen a una situación conocida como cetosis, un estado metabólico que viene acompañado de síntomas como el dolor de cabeza, mareos o debilidad.

Ayuda a prevenir enfermedades

Los anteriores puntos se resumen en uno solo: el desayuno ayuda a prevenir enfermedades derivadas por la aparición del sobrepeso. De hecho, las personas que no desayunan de manera sana tienen un 21% más de riesgo de adquirir diabetes y un 27% más de sufrir un ataque al corazón.

En Seguros de Tú a Tú | Cálzate las zapatillas y a correr. Cinco beneficios para tu bolsillo del running