Después de Navidad.... Rebajas: quince consejos para rentabilizar los descuentos y promociones de enero

​​Después de la tradición de la Navidad, llega la de las rebajas. Tras el gasto de las comidas, cenas y regalos navideños, los comercios nos animan a comprar a precios rebajados sus productos y servicios, para lo que hay que estar preparado si se quieren rentabilizar los descuentos y promociones de enero. A continuación, te contamos 15 consejos útiles para lograrlo.

Fija un presupuesto

El mejor aliado para la compra responsable en época de rebajas es el presupuesto. Fijar una cantidad máxima para gastar ayuda a evitar que en los meses posteriores de tengan que ajustar los gastos del hogar para poder compensar el exceso durante las rebajas de enero.

Compra sólo aquellas cosas que vayas a usar

La necesidad debe ser la base de la razón de la compra de los productos y servicios en la época de rebajas. Comprar algo “porque está muy barato” no es una razón suficiente y hay que evitar caer en la tentación del “esto seguro que lo puedo usar para algo y me lo compro porque es un chollazo”.

Evita la compra por impulso

La compra por impulso es uno de los peores enemigos de la optimización de las compras en rebajas. Hay que comprar conscientemente y sin dejarse llevar por instintos, sino por decisiones racionales. Para ello, conviene pararse a pensar, durante al menos diez segundos, si realmente vamos a dar uso a lo que estamos pensando comprar.

Haz una lista de cosas a comprar

El presupuesto mejora si se concreta en una lista de cosas que se necesita comprar. Así, se puede fijar un presupuesto más ajustado y saber cuánto podríamos gastar en cada cosa, evitando el “gastar por gastar”. Esta lista debe elaborarse en nuestra casa, en el momento en el que nos demos cuenta de que nos hace falta de verdad un determinado producto. Es mucho más práctico si esta lista se elabora conforme nos vayamos percatando de que necesitamos un producto.

Fíjate en las opciones y condiciones de cambio y devolución

Cuando se compra en rebajas, hay que fijarse en las condiciones de cambio y devolución, dado que no todos los comercios las aplican de la misma forma. En algunos sólo permiten cambios y no devuelven el dinero y los plazos pueden variar de unos pocos días, hasta un mes o dos. En otros, en cambio, los plazos pueden estar mucho más ajustados.

Cuidado con abusar de la tarjeta de crédito y el coste de los aplazamientos

Los pagos con tarjetas de crédito hay que hacerlos con sentido común, pensando cuánto nos podemos gastar (el presupuesto) y siempre teniendo en cuenta la cantidad de dinero a pagar cuando nos llegue la liquidación siguiente. Si no se hace, el ahorro de las rebajas puede verse comprometido por el sobrecoste de los gastos de intereses por aplazamiento de pagos.

Compara diferentes opciones

En rebajas, es bueno comparar diferentes opciones antes de decidirse a comprar. No es que sea necesario hacer un análisis exhaustivo antes de tomar cada decisión de compra, sino que muchas veces compensa darse una vuelta para ver lo que hay en diferentes comercios antes de comprar.

Estudia los precios antes de salir a comprar

Gracias a Internet, hoy en día se puede hacer un estudio de precios antes de salir a comprar en rebajas y así tener conciencia de las opciones de compra. Muchas veces, los comercios juegan con el precio y distintas configuraciones del producto o servicio y es en nuestra casa donde podremos tomar la mejor decisión. Si la información no se puede encontrar en la red, se puede hacer el estudio dando un paseo, para recabar información y tomar la decisión de compra en casa.

Ten cuidado con la vigencia del producto

A veces, los comercios en las rebajas aprovechan para vender los productos obsoletos que nadie quiere, usando la estrategia de mezclarlos con otros más actuales para darles salida poco a poco. Por ejemplo, ropa que ya no está a la moda o electrodomésticos y aparatos electrónicos que ya no son la última versión.

No hace falta comprar todo el primer día de rebajas

El primer día de rebajas suele haber bastante expectación y mucha gente acude a las tiendas para ver si caza alguna ganga. Este efecto lo usan los comercios para atraer a la gente y colocar sus productos, pero hay que saber que lo mejor de las rebajas puede llegar más tarde. De hecho, en muchos establecimientos se hacen segundas e incluso terceras rebajas, con unos descuentos que son, en la mayoría de ocasiones, mayores que los que podemos ver el primer día.

No te dejes llevar por la masa

En época de rebajas, son bastante habituales las aglomeraciones de gente. Cuando esto sucede, puede dar la sensación de que todo el mundo compra excepto nosotros, pero hay que saber que lo que compra todo el mundo no tiene porque lo que tú debes comprar, por mucho descuento que tenga.

Vigila si cambian las condiciones estándar de garantía

La garantía puede verse afectada en la venta de algunos productos cuyo precio está rebajado, si es por motivo de que presenten algún defecto o tara o limitación de sus funciones. Si esto sucede, el vendedor debe advertirlo al consumidor en el momento de la compra, así que en caso de duda, siempre hay que preguntar y asegurarse de que no hay ninguna limitación de la garantía legal de 2 años.

Si compras en el extranjero, asegúrate que el producto es compatible

En cada país pueden regir estándares diferentes, que haga que un producto tenga diferentes versiones. Un ejemplo es el de los cargadores de batería con toma de enchufe de corriente diferente al estándar español, como sucede con los comprados en EEUU y Reino Unido. Otro ejemplo es el de los móviles, que por fuera pueden ser iguales pero por dentro pueden estar adaptados para funcionar con las redes de telefonía de cada país, que están basadas en diferentes estándares y, por tanto, no ofrecer las mismas prestaciones.

Compra sin interferencias

Para poder comprar bien, a veces es preferible ir solo y sin interferencias que puedan impedir tomar una buena decisión. Si tenemos pensado salir a cazar alguna ganga, tal vez compense salir niños, sin prisas y sin otras restricciones (por ejemplo, porque se va el último autobús hacia tu casa, etc.).

Si no lo ves claro, no compres

No comprar en rebajas no es el fin del mundo. Comprar mal, puede suponer un grave problema para tu presupuesto, así que mejor piénsatelo dos veces antes de comprar y toma la decisión correcta. Si hay algo que no te encaja, mejor no compres.​

En Seguros de Tú a Tú | 15 medidas simples con las que empezarás a ahorrar hoy mismo sin saber nada de finanzas​