Cuando inviertas, ten todo bien atado: los siete riesgos ocultos de los fondos de inversión

​Uno de los mayores riesgos en la inversión financiera es el desconocimiento. Los fondos de inversión no son una excepción. Por ello conviene tener presentes riesgos como los siguientes.

No están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos

No lo están porque no son depósitos. Sin embargo, pueden estarlo por el Fondo de Garantía de Inversiones en determinados supuestos como, por ejemplo, los relacionados con la insolvencia de la sociedad gestora del fondo. La indemnización máxima en estos casos es de 100.000 euros.

Normalmente, no hay garantías

Salvo que se trate de un fondo garantizado, no tenemos una garantía de que habrá una rentabilidad mínima. Incluso en ese tipo de fondos debemos prestar atención a cómo se ofrece la garantía. Por ejemplo, puede provenir de la entidad, en cuyo caso su seguridad estará ligada a la solidez financiera que tenga dicha entidad. 

Además, en algunos casos, se emplean diversos tipos de instrumentos financieros para la cobertura de los riesgos, de forma que las pérdidas tengan un tope, incluso en el supuesto de que la entidad no garantice nada.

Tener que tributar anticipadamente por una garantía externa

Algunos fondos garantizados tienen una garantía externa. Eso supone que, si no se llega a la rentabilidad mínima, la entidad nos abonará en la cuenta la diferencia. Ese importe tributa el año en el que lo recibimos y, por lo tanto, no disfruta de la ventaja propia de los fondos de inversión de poder retrasar el momento de declarar las ganancias.

Posibles riesgos de tipo de cambio

Se presentan cuando el fondo invierte en otras divisas y no se realizan operaciones para cubrir el riesgo de que se deprecien o devalúen. El valor de esas inversiones en euros, si efectivamente se materializa ese riesgo, sería menor.

Los riesgos relacionados con los tipos de interés

Los fondos de renta fija pueden verse obligados a vender sus inversiones en renta fija cuando suben los tipos de interés. Tras el aumento, las inversiones antiguas pierden atractivo, ya que hay emisiones nuevas que ofrecen mayores rendimientos. Las ventas pueden realizarse a precios más reducidos. Eso puede llevar a la existencia de pérdidas.

Posibles problemas de liquidez

En muchos fondos de inversión es posible que no podamos vender cuando queramos si no es pagando una importante comisión por reembolso. Es habitual que existan ventanas de liquidez en las cuales se puede rescatar el dinero sin tener que pagar esa elevada comisión. Sin embargo, también es posible que necesitemos el dinero antes de que tenga lugar la próxima ventana de liquidez.

Riesgos derivados de la operativa

No siempre el fondo invierte en aquello de lo que depende su rentabilidad. Por ejemplo, se pueden emplear diversos tipos de contratos para que alguien se comprometa a dar o recibir algo. En un momento dado, los problemas en esa tercera parte que participa en la operación pueden trasladarse al fondo.

En Seguros de tú a tú| Si fueses un fondo de inversión, ¿en qué invertirías?