¿Cuándo compensa asegurar un viaje?

​Los seguros de viaje son unos aliados perfectos para cubrir el riesgo de los imprevistos que impiden disfrutar de un plan por algún motivo que se escapa de nuestro control. En muchas ocasiones, con tarifas cuyas condiciones no ofrecen la posibilidad de reembolsar, o que en caso de cancelación o no presentarse el cliente, conllevan una importante penalización, así que si no quieres perder dinero por no poder viajar, estos son los seguros que tienes a tu disposición.

Seguro de viaje al contratar cada servicio

Si el viaje se reserva contratando cada servicio por separado (hotel, medio de transporte, visitas a centros turísticos, etc.) conviene ver cuáles son los que conllevan una penalización más importante en caso de cancelación. Por ejemplo, si los billetes de avión no se pueden cambiar de fecha y el hotel permite cancelación hasta unos días antes de la fecha de entrada, se puede plantear un seguro para los billetes de avión y no cubrir el riesgo del hotel.

En algunos casos, los hoteles permiten contratar tarifas reembolsables que dan al cliente la opción de cancelar o modificar la reserva hasta el último minuto, lo que viene siendo una opción equivalente a un seguro y que puede interesar si existe incertidumbre con respecto a las fechas o necesidad del viaje.

 


Seguros por pagar con tarjetas bancarias

Si al reservar se paga con tarjetas bancarias, muchas veces el pago conlleva la activación de un seguro que cubre determinados casos en los que no se puede viajar. Por ejemplo, por enfermedad o causa de fuerza mayor que pueda se justificada. En estos casos, siempre conviene leer bien la póliza​ para tener claro en qué casos están cubiertos y en cuáles no, dado que no es lo mismo no viajar por estar enfermo, que por sufrir un accidente o un asunto de trabajo de última hora.

Además, otro caso que hay que revisar en la póliza es el lugar en el que cubre el seguro, dado que algunos tienen limitaciones y sólo cubren en determinadas zonas geográficas. Por ejemplo, al pagar un coche de alquiler con tarjeta de crédito, su seguro puede cubrir siniestros dentro del territorio español pero puede que no los cubra fuera del mismo.

Seguros específicos para viajes

Para los viajes más importantes (luna de miel, un safari con la familia, etc.), algunas agencias ofrecen seguros por el paquete completo, de tal manera que en caso de que no se pueda viajar por algún motivo se puede reprogramar el viaje o recuperar el dinero. Hay que leer bien la póliza para conocer y tener claro qué motivos permiten la reprogramación o reembolso.

Hay viajes que son únicos y que cuestan mucho dinero, siendo estos los más indicados para reservar con seguro y así garantizar que tendrá lugar, si no es en las fechas planeadas primera vez, al menos en otra ocasión futura. De nuevo, hay que estar muy al tanto de las condiciones y supuestos en los que se activa el seguro de cancelación.​

Seguros de equipaje y puntualidad

Hay seguros que cubren la puntualidad de los medios de transporte y el equipaje que se deposita en ellos, como por ejemplo, las maletas facturadas al realizar un vuelo. Estos seguros que pueden parecer poco útiles cuando se planea un viaje, compensarían económicamente a los pasajeros que sufren retrasos, a los que pierden una conexión entre medios de transporte o a los que llegan a su destino y su maleta facturada se pierde por el camino, por lo que en esos casos siempre se agradecerá tener contratado uno.

Estos seguros compensan con una cantidad en metálico a los pasajeros que sufren retrasos, a los que pierden una conexión entre medios de transporte y a los que llegan a su destino y su maleta facturada se pierde por el camino. En todos estos casos, el viajero siempre agradece el haber contratado un seguro de viaje.