¿Cuáles son los ejercicios más adecuados para bajar de peso?

​Una inquietud muy común entre las personas interesadas en bajar de peso es: ¿cuáles son esos ejercicios más adecuados para conseguirlo? Antes que nada, debes saber que de la misma manera que debes generar hábitos saludables en nutrición, descanso, o en tu vida en general, deberás también hacerlo con el ejercicio. De nada o de muy poco servirá que quieras conseguir grandes resultados si no te esfuerzas o si no tienes disciplina. Recuerda: no es tan importante el tipo de entrenamiento que realices; lo verdaderamente importante es el hábito de entrenamiento que tengas.

La realidad es que cualquier movimiento realizado te ayudará a perder peso, ya que dicho movimiento, o el ejercicio en general, es el gran encargado de estimular nuestro sistema metabólico para quemar de calorías. Dicho esto, claramente dentro del movimiento en general, existen determinados tipos de ejercicios que ayudarán a incrementar aún más nuestro consumo energético o gasto calórico. Aquellos ejercicios clasificados como aeróbicos (nadar, correr, andar, pedalear en bicicleta fija o estática, remar, etc)  ayudan a quemar calorías extras cuando se realizan de manera continua y a ritmo moderado.

Para conseguir el objetivo de perder peso de manera saludable, debes alcanzar como mínimo los 30 minutos de ejercicio continuo

Es cierto que si realizamos un circuito de pesas buscando estimular nuestra fuerza y nuestra resistencia al mismo tiempo también aparecerá una quema sistemática de calorías y según el ritmo que apliques puede incluso que quemes más calorías con un circuito exigente que con los ejercicios aeróbicos clásicos. A mayor ritmo, mayor gasto calórico. 

Los ejercicios más recomendables en caso de sobrepeso son nadar, bicicleta estática o fija, elíptica, o andar. En el supuesto caso de sobrepeso menor o de un peso prácticamente estable, podremos agregar el running a nuestra lista. Los circuitos de pesas también serán grandes aliados a la hora de buscar mejorar o equilibrar nuestro peso ya que si realizamos ejercicios adecuados sin pausas y con pesos suficientes pero normales para no dañar nuestras articulaciones podemos conseguir elevar nuestro pulso cardíaco de la misma manera que lo conseguiríamos en los ejercicios aeróbicos más convencionales. El entrenamiento aeróbico, además de ayudarte a controlar tu peso, aumenta el ritmo de la circulación sanguínea y, en consecuencia, te ayudará a regular o disminuir los síntomas de ansiedad, tensión y depresión. 

Recuerda que está comprobado científicamente que el bienestar físico mejora tu autoestima. No sólo conseguirás verte mejor; también te relacionarás mejor con los demás y te convertirás en un ser más seguro.