¿Conoces cuál es la eficiencia energética de tu casa? Así puede ayudarte tu seguro de hogar a conseguirlo

La eficiencia energética de las viviendas es un elemento cada día más importante para todos los ciudadanos. Existen muchas razones para disponer de un hogar eficiente desde el punto de vista energético, pero se resumen principalmente en dos:

  • La primera, desde el punto de vista de la economía familiar. Un hogar energéticamente eficiente implica pagar menos en nuestras facturas periódicas de electricidad y gas, especialmente en años donde la climatología es adversa, con pocas lluvias y viento, donde se eleva su precio. No hay que olvidar que el consumo energético es de las partidas más importantes de gasto en los hogares.

  • En segundo lugar, desde un punto de vista global y de respeto con el medio ambiente. Buena parte de las fuentes energéticas, como el petróleo o el carbón, no son infinitas, lo cual quiere decir que deben ser gestionadas de forma eficiente si no queremos agotar esos recursos. Y no sólo eso, también su uso causa graves problemas medioambientales, que se resumen en el calentamiento global del planeta.

Todo esto hizo que el Parlamento y Consejo Europeo, a través de una directiva, y el Estado posteriormente a través del Real Decreto 235/2013 aprobaran el procedimiento básico para la creación de la certificación de la eficiencia energética de los edificios, una norma básica que se ha regulado todas las Comunidades Autónomas.

Esta normativa obliga a que en los contratos de compraventa o arrendamiento se ponga a disposición de los compradores o arrendatarios un certificado de eficiencia energética de la totalidad o parte del edificio (vivienda, local, etc.), según corresponda, con el objeto de que todas las partes conozcan las características energéticas del inmueble.

Qué es lo que informa el certificado de eficiencia energética

Las características y objetivo del certificado le hacen fundamental no sólo en los casos de compraventa o alquiler, sino siempre, ya que los beneficios son claros.

Por un lado, porque el certificado, además de la calificación energética del inmueble, que se resume en la “etiqueta energética” que debe utilizarse en toda la publicidad para venta o alquiler de los inmuebles, proporciona información esencial sobre las características energéticas de la vivienda.

Además, da información sobre las mejoras que pueden introducirse, tanto en aislamientos como en instalaciones, y los plazos de amortización, según los ahorros energéticos que se puedan alcanzar; es decir, no es un documento que nos ofrezca solo una imagen de la situación actual del edificio, nos muestra cómo mejorar la misma y su coste, en todos sus aspectos.

Asesoramiento especializado

Para obtener la certificación energética podemos recurrir a cualquier empresa o técnico competente, y es en este punto donde tu seguro del hogar puede ser un gran aliado.

Con un seguro de hogar no solo tienes las mejores coberturas para tu continente y contenido, también te ofrece servicios y cobertura de gran valor añadido, desde reparaciones hasta poner a tu disposición los mejores técnicos que te facilitarán este certificado de eficiencia energética.

No hay que olvidar que tras realizar esta certificación esta debe ser comunicada de forma telemática a la Comunidad Autónoma donde esté situada la vivienda, que permitirá llevar a cabo un control de que todo el proceso se desarrolla con rigor y todas las garantías.

En Seguros de tú a tú | ¿Cuándo me sale más barato utilizar la lavadora? Así funcionan las tarifas por horas