¿Cómo tributan los obsequios entregados en favor de nuestros empleados?

Tags:

​​​​Dentro de las retribuciones que reciben los empleados de una empresa, están los obsequios entregados en determinados momentos del año, como la Navidad o el aniversario de la compañía, o  para celebrar algunos eventos especiales, como el cumpleaños, el nacimiento de un hijo, o una boda.  En algunas empresas, estos regalos están muy arraigados como una remuneración adicional al salario mientras que otras lo utilizan como un método para motivar a sus trabajadores en un momento dado .

Sin embargo, como en cualquier otra remuneración, Hacienda tiene mucho que decir. Tanto la empresa que entrega el regalo como el trabajador que lo recibe  tienen que declararlos, aunque las implicaciones para unos y otros son bastante diferentes.

Para el trabajador que lo recibe

En el caso de los empleados, Hacienda considera que el obsequio entregado por la empresa es una retribución en especie y, por tanto,  habrá que declararlos como cualquier otra retribución. Además, desde 2014, también tendrán que cotizar a la Seguridad Social y, por tanto, el valor del obsequio p asará a integrar la base de cotización del empleado.

En el caso de que el regalo se otorgue a un cliente, en teoría, el regalo será considerado como una donación y, por tanto, deberá de tributar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que es competencia de cada Comunidad Autónoma. En la práctica, sin embargo, normalmente Hacienda no suele poner el foco en estos regalos, por tener un valor más bien bajo.  

Para la empresa que hace el regalo 

La empresa que hace el regalo tiene también una serie de ventajas y obligaciones fiscales que tiene que atender.  La primera pregunta que podría hacerse cualquier empresario es, ¿es este un gasto deducible en el IVA y en el Impuesto de Sociedades, como cualquier otro?

En el caso del Impuesto de Sociedades, sí es un gasto deducible, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos: 

  • En primer lugar, que el obsequio forme parte de los usos y costumbres de la empresa. Por ejemplo, si la empresa tiene por costumbre repartir cestas de Navidad entre sus empleados, este gasto es considerado como gasto deducible. Sin embargo, si un buen año, la empresa decide pagar unas vacaciones a sus empleados por sus empleados por haber contribuido a su buena marcha, el gasto necesario para acometerlo no será considerado como deducible.

  • Que estos regalos se justifiquen como retribución en especie para sus empleados.  Para ello, deberá realizar los apuntes correspondientes en los libros contables y consignando esta información dentro del certificado de  retenciones por IRPF.

En el caso del IVA, de acuerdo con el artículo 7.4 de la Ley 37/1992 ,  la regla general es que estos regalos están sujetos y no exentos de IVA y, por tanto, se considera un gasto deducible.

Sin embargo, en determinados casos se considera como un gasto no sujeto al IVA:

  • Si se trata de entregas gratuitas de objetos de carácter publicitario sin valor comercial intrínseco en los que conste de forma visible e indeleble la mención publicitaria, se consideran deducibles siempre que los obsequios entregados a un mismo destinatario durante el año no exceda de 200 euros, a no ser que se entreguen para su redistribución gratuita,

  • Si los obsequios tienen la consideración de muestras de productos que la empresa comercializa, siempre que en los albaranes conste que son productos de muestra.

En Seguros de Tú a Tü |  Los tickets resturante, una buena forma de ahorro fiscal