¿Cómo se mide el crecimiento de un país? Así influye el PIB en tu día a día

​Seguramente hayas oído hablar muchas veces de este indicador pero no sepas realmente qué es. Sí, hablamos del PIB, el famoso Producto Interior Bruto mediante el cual se mide el crecimiento de los países, un indicador que merece la pena conocer para entender en su totalidad la magnitud de estas cifras.

¿Qué quiere decir que la economía española creció, por ejemplo, un 5% el año pasado? Ese 5% es la expansión experimentada por el PIB, o el crecimiento. Es decir, que la riqueza de todo el país ha crecido en esa magnitud. Pero, para entenderlo mejor, vamos a analizar cada uno de los conceptos por separado.

Porque cuando hace referencia a ‘Interior’ significa que habla de los bienes y servicios producidos dentro del país, es decir, sin contar lo que un español que trabaja fuera de España produce, pero sí lo que producen aquí compañías extranjeras. Lo que ellos producen o generan está fuerza del cálculo del PIB. 

Por su parte, la palabra ‘Bruto’ indica que no se descuentan los consumos de capital; normalmente, este término hace referencia a la depreciación de las máquinas y activos fijos de una empresa como parte de su producción diaria. 

Para calcular el PIB hay una fórmula básica, que es la siguiente:

C+G+I+X-M= PIB

Esta fórmula se traduce como Consumo más Gasto Público, más Inversión, más Exportaciones menos las Importaciones. Así, con esta cuenta tan básica se puede llegar a calcular cuánto crece un país al año en comparación con el año anterior

Por lo tanto, si alguna de estas variables se reduce (excepto las importaciones, al ir con signo negativo), el PIB también se contrae. De ahí la importancia de que el gasto público y la inversión se mantengan para que la economía crezca, así como el consumo interno.

Diferentes tipos de PIB

Pero el PIB también tiene diferentes variables que pueden dar una idea más exacta de cómo ha crecido un país o de la riqueza que genera. 

PIB per cápita

Por un lado, tenemos el PIB per cápita, que es el resultado de dividir la cifra de PIB entre todos los habitantes del país, lo que nos da la idea de cuál es su poder adquisitivo. Porque el PIB nominal de un país puede ser más grande que el de otro no porque sea más rico, sino por su tamaño. 

Sin embargo, con el PIB per cápita vemos realmente cómo se distribuye esa riqueza entre sus ciudadanos (de manera teórica al menos) y las posibilidades de su población.

Producto Nacional Bruto (PNB)

El Producto Nacional Bruto (PNB) sí mide lo que producen las empresas y trabajadores españoles fuera de nuestro territorio, mientras que lo que generan los extranjeros aquí se excluye y va a parar al PNB de su país. Es decir, entra en el cómputo del PNB todo lo que un español produce en Londres o en París, por ejemplo, pero excluye lo que un extranjero produce en España.

PIB real

También está el PIB de carácter real, que es la valoración monetaria absoluta del PIB a precios constantes, es decir, teniendo en cuenta el efecto de la inflación sobre la producción. Este cálculo se lleva a cabo mediante el deflactor del PIB, es decir, según el índice de inflación.

Las críticas sobre el PIB como indicador de crecimiento

El PIB no se ha librado nunca de críticas, ya que muchos consideran que no es un indicador fiable para conocer la verdadera situación económica de un país, pues da idea de su actividad, pero no de las condiciones de vida de sus habitantes. Además, cabe recordar que no todas las actividades están incluidas en el PIB, como el caso de la economía sumergida o las actividades ilegales. En cualquier caso, cuando el PIB habla todos lo tienen muy en cuenta, pues a día de hoy sigue siendo la brújula que señala el camino por el que transita la economía de un país.