Cómo se inventaron los seguros: los siniestros en Babilonia

Desde que el ser humano toma conciencia de que vive en un mundo caracterizado por la incertidumbre y que cualquier suceso adverso puede modificar su vida cotidiana, utiliza una gran variedad de seguros que sirven para mitigar estos riesgos en algunos casos y, en otros, para eliminarlos por completo.

Pero claro, los primeros fondos de previsión que se constituyeron para tal fin tienen poco que ver con los seguros tal y como los conocemos hoy en día. Babilonia, allá por el año 1.760 antes de Cristo, y bajo el mandato de Hammurabi, fue el escenario de los primeros ejemplos de este tipo de mutuas que protegían tanto a sus ciudadanos como a los mercaderes que tenían que comerciar para ganarse la vida, en la mayoría de ocasiones con unas pésimas condiciones que podían incluso poner en riesgo su integridad física.

El desencadenante de todo ello fue, como casi siempre, el fuego. Tras una serie de incendios en diferentes edificios de las ciudades, los ciudadanos reclamaron a sus gobernantes que se hiciesen cargo de las innumerables pérdidas que se habían ocasionado. La importancia cuantitativa de estos desperfectos y su devastador impacto sobre toda la sociedad hizo que los gobernantes estableciesen un tipo de mutua para que las pérdidas fuesen soportadas por todos los ciudadanos.

El código de Hammurabi: las primeras normas para proteger a los mercaderes

Así, el sexto rey de Babilonia dictó su famoso código: el código de Hammurabi. En él se recogen una serie de medidas legales extremas que no podrían tener cabida en nuestros días. Entre ellas, llamaba la atención las ejecuciones de los arquitectos si una casa se derrumbaba, por ejemplo. Pero en esta especie de legislación también se podían encontrar algunas normas para proteger a la ciudadanía que en la actualidad se conocen como seguros.

Entre estos seguros, cabe destacar el pago cooperativo en caso de pérdidas en las caravanas del desierto o un préstamo para comerciantes que pagaba la garantía si un barco se hundía en su actividad cotidiana; además, este sistema sirvió para crear los primeros sistemas de mutualidad, puesto que las aportaciones de todos los mercaderes servían para construir un nuevo barco.

Babilonia, el primer sistema completo de seguro

Aunque, en realidad, se trataba de formas primitivas de seguro, los babilonios mostraron el camino para garantizar la protección de los seres humanos en todas sus formas. Pese a que antes de ellos, los chinos ya habían inventado un tipo de aseguramiento para prevenir las pérdidas provocadas por los ríos allá por el año 3.000 a.C., se puede decir que Babilonia creó todo un sistema de previsión para reducir o eliminar los riesgos.

En la actualidad, y dado que en la Antigua Babilonia no existían los seguros privados, estas antiguas protecciones podrían asimilarse a sistemas de previsión social público, tales como el sistema de Seguridad Social que en la actualidad rige en la mayoría de países desarrollados

En Seguros de Tú a Tú | Entendiendo los seguros: ¿qué es un siniestro?, Cómo se inventaron los seguros: cuando los egipcios aseguraban a sus momias​