¿Cómo debes proteger tus datos financieros?

Tags:

El uso de Internet en el móvil sigue creciendo y ya supone más del 50% del tráfico total en muchos países desarrollados. El boom de los smartphones tiene para muchas empresas una importancia mucho mayor de lo que parece. Por ejemplo, con la banca móvil. Si las aplicaciones de banca online nos permitían acceder y realizar operaciones bancarias desde casa, de forma rápida y fuera del horario de oficina, con la banca móvil podemos acceder y realizar nuestras gestiones desde cualquier lugar del mundo. Gracias a ello, se multiplica el uso y los accesos, pero también la picaresca de quienes quieren sacar provecho ilícito de los mismos.

La mayoría de los fraudes relacionados con servicios financieros se realizan al intentar apoderarse de los datos personales. Estos datos son la llave con la que los delincuentes acceden a nuestras cuentas bancarias, utilizan nuestras tarjetas de crédito​ e incluso pueden solicitar financiación a nuestro cargo. Por todo ello, el primer paso es cuidar, proteger y no revelar (directa o indirectamente) datos personales o financieros a personas ajenas. Entre la información que hay que guardar el máximo recelo destacará siempre:  

  • Los relacionados con las tarjetas bancarias: PIN de la tarjeta, número de la tarjeta o PAN, fecha de caducidad y número de seguridad que figura en la parte posterior (CVV).​
  • Información de acceso a la banca online: número de usuario, contraseña, firma digital, tarjeta de claves, etc.
  • Datos bancarios: como la numeración de las cuentas.
  • Información personal: nombre, teléfono, DNI.​

Las formas más usadas de fraude​

Los tiempos cambian, pero muchas formas de fraude siguen siendo las mismas e, incluso, más sofisticadas, con el fin de dar una mayor apariencia de veracidad. De entre todas ellas, la más común sigue siendo intentar apropiarse de estos datos a través del phising. Este fraude consiste en el envío de correos electrónicos aparentando ser de una entidad de crédito en el que se solicita verificar o actualizar los datos de seguridad, proporcionando un enlace a una página web para hacerlo. Si se pincha en este link, se abrirá una página web que, aunque puede ser idéntica a la de tu banco (nombre, logotipo, etc.) es una falsificación, sin ninguna relación con la entidad financiera. Si introduces tus datos personales a través de ella, proporcionarás la información necesaria para que accedan a la cuenta bancaria y puedan disponer de todo tus fondos y puedan hacer uso de otros productos, como las tarjetas bancarias.

Ante ello no hay que olvidar estos puntos básicos:  

  • Un banco nunca envía correos en los que solicite información personal.
  • Nunca accedas a banca online a través de un enlace recibido en un correo.
  • Si tienes alguna duda, siempre contacta con la entidad de crédito ante cualquier notificación sospechosa o si has cometido el error y suministrado algún tipo de información.

El phising no sólo es exclusivo de las entidades financieras. Otros correos falsos que pretenden hacerse con información privada están relacionados con sitios de comercio electrónico (Amazon, PayPal, eBay…) o redes sociales (Facebook, LinkedIn,…).  Ante la recepción de este tipo de mensajes, lo mejor es ignorarlos y borrarlos. Si detectamos que se trata de phising y accedemos proporcionando datos falsos, puede que estemos permitiendo el acceso de software espía (spyware) que posteriormente intentará hacerse con las claves cuando accedamos a la web del banco. ​

Algunas precauciones generales

Si los “malos” crecen en sus intentos delictivos, las entidades financieras también realizan más esfuerzos en seguridad para disminuir el riesgo y las posibilidades de este tipo de fraudes. Eso no quita de nuestra responsabilidad como usuarios, tanto en tareas básicas de protección como en mantener nuestros equipos de acceso –ordenadores, teléfonos móviles- protegidos. Entre los consejos básicos fundamentales están:  

  • Tener instalado y actualizado software de seguridad que incluya: antivirus, firewall y anti-spyware.
  • Sistema operativo actualizado con los últimos cambios de seguridad.
  • Navegador en el que estén configuradas las preferencias de seguridad.
  • No dejes tus claves de acceso fácilmente localizables: cerca del ordenador, en la agenda, una foto en el móvil, etc. 
  • No utilices la misma clave en Banca Online que en otros sitios menos seguros. Si se hacen con ella, la probarán en todos los accesos
  • Tras usar tu aplicación de banca online, cierra la sesión. No utilices la opción de recordar contraseñas salvo en ordenadores propios de uso exclusivo en el que cuentes con otros mecanismos de seguridad
  • Verifica que la web sea realmente de banca online, ​y que funciona bajo una conexión segura. En ella aparecerá un candado o llave y en la barra de direcciones aparecerá a https://... en lugar de http://...

La seguridad empieza por uno mismo y con ello además de los esfuerzos de seguridad de las entidades financieras, el papel de los usuarios es fundamental para proteger nuestros datos financieros. 

En Seguros de tú a tú | El dinero de plástico viene con seguro incorporado​​