Cómo calcular si esa tablet que me regala el banco es rentable

Tags:

Aunque el refrán diga eso de que "a caballo regalado no se le mira el diente", si vamos a optar por un producto bancario abducidos por la televisión, la tablet o el móvil de nueva generación que nos regalan, conviene hacer un repaso completo a la dentadura. Para empezar, tenemos que saber que ese regalo tributa.

A ojos de Hacienda, esa Tablet con la que el banco nos obsequia supone una ganancia. Es considerado rendimiento del capital mobiliario, como los intereses que nos da una cuenta o los dividendos, así que estamos obligados a declararlo. El tipo de gravamen que se le aplica dependerá del precio del regalo. Esa tablet, por ejemplo, con un coste de unos 500 euros, tendría una tributación del 21%, es decir 105 euros. La entidad financiera nos retendrá esos 105 euros nada más contratar el producto, a no ser que ella misma se haga cargo de él, algo que ya realizan la mayoría, pero que, en todo caso, deberemos preguntar y tener presente. Ese 21% de tributación se aplica hasta los 6.000 euros, entre los 6.000 euros y los 24.000 euros la tributación es del 25% y a partir de los 24.000 euros del 27%.

Con respecto a Hacienda, hay que tener otra cosa presente. El valor de ese regalo pasará a formar parte de la base imponible que utiliza Hacienda para calcular nuestra declaración, o, dicho de otro modo, a nuestras 'ganancias' o ingresos. Podría suceder que el valor de ese regalo eleve esa base de forma que nos haga saltar de un tramo a otro y elevar el tipo de nuestra tributación. 

Hay que consultar cuál es el precio en tienda del artículo que nos regalan, conocer la TAE que nos ofrece el producto financiero que queremos contratar y hacer cuentas. Averiguar si la rentabilidad que obtendremos, es decir, los intereses que nos daría nuestro dinero, supera y en cuánto el precio de ese artículo si lo compráramos por nuestra cuenta.

Igual o más importante es conocer bien las características del producto financiero que vamos a contratar. Entérate bien de lo que te ofrecen y de lo que te exigen a cambio, si adquirirlo conlleva el tener que contratar tarjetas, domiciliar recibos, mantenerlo durante un cierto tiempo…

Entre todas esas condiciones, además, están las comisiones. Deberemos conocer bien todos esos requisitos, si nos convienen o si al final hacen que gastes tanto como si compraras tú mismo el regalo. Pero, sobre todo, compara la TAE del producto que vas a contratar con la de otros similares que no ofrecen regalo. Seguramente, el que no te ofrece un obsequio te dará mayores intereses. Haz cuentas de nuevo, es probable que con esos intereses de más puedas comprarte la Tablet por tu cuenta.

Otra de las cosas que pueden hacer poco atractivo el regalo son los costes de envío que hay que pagar en algunos casos. Por último, ten presente que si no cumples las condiciones establecidas al contratar el producto te harán devolver su coste.

Conclusiones

¿Merece la pena contratar un servicio o producto financiero que nos regale dispositivos, por muy atractivos que puedan llegar a ser? Tengamos en cuenta que, en la mayor parte de ocasiones, este regalo está subordinado a la contratación de varios servicios, muchos de los cuales pueden resultarnos completamente innecesarios y por los que tendremos que desembolsar una cierta cantidad de dinero.

Visto lo visto, lo mejor es valorar con tranquilidad todas las posibilidades. Y sobre todo, echar cuentas, muchas cuentas.