Cinco mitos sobre nuestras finanzas personales que deberías dejar de creer

El dinero no da la felicidad, ¿verdad universal o mito? Cada uno tendrá su propia respuesta y es posible que para evitar controversias se pusiera a esta expresión un apellido; porque será verdad que el dinero no da la felicidad, pero ayuda. Pocas cosas son blancas o negras y muchas de las creencias, de verdades que creemos universales sobre la forma en que debemos gestionar nuestro dinero, no son más que verdades a medias o, directamente, inventos.

Endeudarse es malo

Vale, endeudarse no es lo mejor del mundo, pero no tiene, tampoco, que ser lo peor. Como ocurre con el colesterol, hay deuda que puede ser buena, de hecho, se llama así, deuda buena. Es aquella que tiene sentido, aquella en la que incurrimos para adquirir algo que necesitamos. Como, por ejemplo, la hipoteca que asumimos para adquirir una vivienda; no hay que olvidar que nuestra casa es un bien que se revaloriza con el tiempo. Igualmente, tiene sentido pedir un crédito para lograr generar unos ingresos extra en el futuro, gastando en nuestra formación o incluso en la reforma de una casa a la que luego podremos subir el precio.

Incluso hay situaciones y determinados momentos en los que solicitar un préstamo rápido puede ser una opción interesante. La parte mala viene, precisamente, por las deudas que adquirimos sin sentido, para adquirir algo que no necesitamos o aquellas cosas que podríamos haber comprado sin necesidad de endeudarnos. En todo caso, si quieres reducir el montante de tu pasivo siempre puedes reunificar tus deudas o analizar tu deuda para plantearte un plan de pago.

Invertir es sólo cosa de ricos

Olvídalo, es falso que sólo los ricos puedan invertir. Es más, todos debemos invertir, aunque sea a pequeña escala, para proteger nuestro patrimonio de la inflación. Cada uno, dentro de sus posibilidades, debe buscar los productos que se adapten mejor a nuestras necesidades e incluso saber que podemos invertir nuestros ahorros, aunque sean pequeños como lo hacen las grandes fortunas recurriendo a productos como las sicavs, un vehículo de inversión que muchos piensan que son sólo para millonarios.

No puedo ahorrar

Vale, puede que tu sueldo no sea muy alto y que incluso te cueste llegar a fin de mes, pero con una disciplina todos podemos ahorrar cada uno dentro de sus posibilidades. Para ello, te será imprescindible crear un presupuesto, saber en qué gastas para conocer en qué puedes recortar. Una buena idea adicional sería incluso gestionar nuestra economía familiar como si fuésemos una gran empresa.

Soy joven, tengo tiempo para ahorrar para la jubilación

Eso de dejar las cosas para mañana no suelen ir bien con nada y mucho menos con nuestras finanzas personales. Entendemos que eres joven y quieras disfrutar de tu dinero, pero cuando hablamos de ahorrar pensando en la jubilación lo mejor es empezar cuanto antes. Descarta ya que tu salario actual o el que tienes previsto alcanzar antes de retirarte será el que tengas cuando se haga efectivo el día de tu jubilación. Un plan de pensiones, un seguro de vida, un fondo de inversión… elige el que mejor se adapte a tus necesidades.

No necesito un seguro

Solemos pensar, de forma equivocada, que los seguros son un gasto innecesario. Claro que ese pensamiento se nos va de la cabeza en cuanto ocurre algo, antes de que pienses eso ten en cuenta qué es y para qué se necesita un seguro​.

Conclusión

En realidad, existen muchos más mitos sobre aspectos financieros, pero hemos querido destacar cinco que, por su importancia sobre nuestras finanzas personales, son los más manidos. Creencias muy extendidas que, en muchas ocasiones, tienen la etiqueta de leyendas urbanas pero que tienen poco de realidad.