Cálzate las zapatillas y a correr. Cinco beneficios para tu bolsillo de practicar el running

​Más agilidad, mayor flexibilidad, mejora de nuestras constantes cardiovasculares, prevención de enfermedades, fortalecimiento de los músculos e, incluso, dicen los expertos que nos ayudará a oír mejor y ser más inteligentes. Si todos beneficios no te han convencido ya para levantarte del sofá y salir a correr por las calles y los parques de tu ciudad, te damos aquí otras razones que terminarán de convencerte. El running es algo más que una moda que no solo beneficia a tu salud, sino también a tu bolsillo.

Para correr solo necesitas unas zapatillas

La primera ventaja para tu bolsillo es que no es necesario realizar una gran inversión para practicar el running. Cualquiera que se haya dado una vuelta por un parque ha visto toda clase de corredores: desde los profesionales que llevan un equipo completo hasta los amateurs que se inician y visten el chándal de andar por casa. Una de las principales ventajas del running es que es barato; no necesitas una equipación demasiado cara para empezar a dar las primeras zancadas. No obstante, es recomendable comprar unas zapatillas que tengan una cierta calidad ya que, aparte de la comodidad, ayudan a prevenir lesiones. 

No tienes que dar clases

Si bien es recomendable hay que seguir unas reglas básicas y aprender a hacer unos cuantos estiramientos, no es necesario pagar unas clases para que te enseñen técnica de carrera. En Internet hay páginas especializadas como RunnersWorld, y libros que nos enseñan y dan consejos sobre cómo practicar este deporte. Así, podemos evitar pagar la cuota del gimnasio y de un entrenador personal que nos dé clases.

El coste de oportunidad

Mientras estás corriendo estás dejando de hacer otras actividades de ocio que seguramente requerirían de un desembolso monetario, como unas cañas con nuestros amigos, un cine o salir de compras. Todos ellos son gastos que no realizamos cuando hacemos running. Piensa que disfrutar corriendo no cuesta nada e, incluso, podemos terminar convenciendo a nuestros amigos a que se apunten a la moda y salir a correr​ todos juntos.

Otros gastos que puedes esquivar al correr

Si bien el coste de oportunidad se asocia con los gastos directos que nos ahorramos, hay que tener en cuenta aquellos desembolsos invisibles o indirectos que también evitamos con la práctica del running. Así, por ejemplo, correr servirá para ahorrarnos algunos especialistas como un endocrino, ya que quizá ya no sea tan interesante. Además, nos puede ayudar a dejar de fumar y consumir otras sustancias nocivas para nuestro organismo, con el ahorro que ello implica. 

Menos posibilidades de caer enfermo

Todos tenemos bien claro que lo mejor del running son los beneficios que genera en nuestra salud: mejora nuestros huesos, aumenta nuestra flexibilidad, nos puede ayudar a dejar de fumar, reduce el riesgo de un ataque al corazón, nos ayuda a dormir mejor...etc. La ventaja con mayúsculas de practicar practicar el running es que reduce el riesgo que tenemos de contraer cualquier clase de enfermedad, con todo lo que eso supone: evitar tener que someterse a costosas pruebas médicas, el gasto en medicinas, bajas por enfermedad e, incluso, el seguro médico te puede salir más barato si tu historial médico es bueno.

Quedan pocos argumentos más que añadir a todas estas ventajas. Lo único ya es pasar a la acción, calzarse las zapatillas y salir a correr por tu ciudad.  

En Seguros de Tú a Tú | Demuestra que eres un #RealRunnerNN