Café, petróleo, trigo y otros ejemplos de materias primas en los que se puede invertir

​Lo primero que se nos viene a la mente cuando pensamos en dónde invertir nuestro dinero son, probablemente, las acciones de empresas y los bonos corporativos y estatales. Pero miremos un poco más allá. Las materias primas, tales como café, trigo, petróleo u oro pueden ser también una alternativa para hacer crecer nuestros ahorros. Pero empecemos por lo que significa a nivel financiero; las materias primas son aquellas sustancias que se extraen de la naturaleza para crear productos, bienes de consumo.

Algunas de ellas permiten la inversión en activos físicos como el oro o la plata, los cuales se pueden adquirir y almacenar pero, en otros casos en lo que no es posible, tendremos que articular esa inversión (en café, trigo, petróleo, gas natural…) en los mercados de materias primas, commodities en inglés. Existe una gran variedad de materias primas y su clasificación se suele realizar en función de su origen:

  • Granos: sojas, maíz, cebada…

  • Softs: algodón, café, azúcar, cacao

  • Energías: petróleo, gas natural, gasolina, etanol…

  • Metales: plata, oro, cobre, platino…

  • Carnes: ganado, manteca, leche...

Si en la bolsa se venden y compran acciones, en estos mercados de materias primas se venden y se compran productos como el trigo, café, azúcar, cobre... El mayor mercado de productos agrícolas del mundo está en Chicago, el Chicago Board of Trade (CBOT).Por su parte, el London Metal Exchange, del que hemos sacado el gráfico de negociación de zinc que ves más abajo, es una de las mayores bolsas de metales del mundo, mientras que los productos energéticos tienen en el ICE Futures su plaza principal.


Estos productos se negocian mediante contratos de futuros, a través de los cuales se formalizan contratos financieros entre un vendedor y un comprador donde se especifica la compra y venta de un activo a un determinado precio y en una determinada fecha futura. De esta forma, se invierte en que el precio de dicha materia prima subirá o bajará.

¿Cómo puedo invertir en materias primas?                                                         

Entrar en estos mercados no suele estar al alcance de los inversores menos expertos ya que requiere de ciertos conocimientos financieros e incluso la capacidad para realizar importantes desembolsos. Pero la inversión a través del mercado de futuros no es la única alternativa que nos ofrece el mercado de materias primas.

Otro vehículo para invertir en ellas son los contratos por diferencia, también conocido como CFDs (contract for difference), acuerdos en los que se intercambia la diferencia de valor de cierto activo entre el momento de la apertura y el cierre del contrato. Funcionan de manera que el emisor del CFD se compromete con el inversor a liquidar en efectivo la diferencia entre el precio al que cotiza dicho activo en el momento en el que se firma el acuerdo y el precio del activo cuando se cancela la posición.

También es posible, aunque más indirecto, invertir en compañías especializadas en sectores como el petrolífero, minero o acerero e, incluso, en depósitos referenciados a materias primas. Se trata de depósitos que se  vinculan a los contratos de futuros de las materias primas determinadas, la mayoría de ellos ofrecen el 100% de lo invertido más una rentabilidad que se vincula a la evolución de las materias primas a las que está referenciado.    

Operar con las materias primas no es sencillo, puesto que su evolución depende de aspectos que se nos escapan de las manos, desde la evolución del clima hasta las guerras o las nuevas tecnologías, que acaban condicionando las cosechas. Suelen considerarse inversiones de riesgo y, como tales, se logra con ellas altas rentabilidades si sabemos gestionarlo de manera adecuada​.

En Seguros de Tú a Tú | Siete productos financieros en los que invertir mis ahorros/​​